Imagen de un coche de la Guardia Civil. Foto: archivo.