Confiesa que acuchilló a su compañero de piso por cambiar los cables de la televisión

"Ya está el problema resuelto". Esta palabras fueron pronunciadas por Torres tras coser a puñaladas a su compañero. Una vez cometido el asesinato, el hombre salió del piso para bajar a la calle, tal y como recoge el sumario judicial.

Alfonso Mata 14 de septiembre de 2017

Los hechos que ahora se juzgan ocurrieron en Zaragoza el 20 de junio de 2016. Entonces Vicente Torres Roig, un hombre de 52 años, acuchilló a su compañero de piso, Reinaldo Lázaro García, de 60.

Durante el jucio, el arrestado ha aceptado su responsabilidad. Torres ha reconocido que tenía problemas de convivencia con Lázaro García. 

Según sus palabras, el detonante del asesinato fue la irritación que le había provocado el no poder ver la televisión a su gusto, porque sostenía que su compañero de piso le tocaba los cables de la tele. Según el diario El Heraldo, atacó a su compañero de forma sorpresiva y lo arrinconó contra un armario sin posibilidad alguna de defensa. De hecho, mientras le asestaba las puñaladas con la mano derecha (5 en el vientre, una en el hígado y dos en el corazón), con la izquierda lo sujetaba fuertemente del cuello para impedir que se moviera.

"Ya está el problema resuelto"

La Fiscalía pedía inicialmente 23 años de prisión para el procesado, pero al reconocer íntegramente los hechos, el ministerio público ha rebajado la petición de cárcel a 20 años.

Después de cometer el crimen, bajó a la calle y aseguró "ya está el problema resuelto", tal y como recoge el sumario.

Torres Roig ya contaba con antecedentes policiales por su agresividad.

En el año 2005 fue arrestado por haber atacado con una azada a un indigente con el que compartía "residencia" debajo un puente en Alicante.