Un joven estadounidense muere tras ingerir cafeína demasiado rápido

Un adolescente de Carolina del Sur (Estados Unidos) falleció debido a la ingesta de bebidas con cafeína en un corto periodo de tiempo, según explicó en una rueda de prensa en forense del condado.

Qué.es 17 de mayo de 2017

Davis Allen Cripe era un joven estudiante de Richland, Carolina del Sur, de 16 años de edad que se desplomó en el aula de su instituto y murió a causa de un evento cardíaco después de ingerir mucha cafeína demasiado rápido, según informó el forense del condado.

El joven se había tomado un café con leche del McDonald's, un refresco de Mountain Dew y una bebida energética en menos de dos horas. Gary Watts, el forense del condado, aseguró en una rueda de prensa que Davis murió a causa de un evento cardíaco inducido por la cafeína que le causó una probable arritmia. La cafeína no se hubiera visto como un factor que desencadenó la muerte del joven si no hubiera sido porque un testigo aseguró que Cripe bebió un refresco con alto contenido en cafeína antes de que se derrumbara en la clase.   

La autopsia que le realizaron al joven no mostró que tuviera ningún problema cardíaco que estuviera sin diagnosticar. Además, los médicos no encontraron ni drogas ni alcohol en el sistema del adolescente. Watts quiso asegurar que la causa de la muerte no "fue la cantidad total de cafeína en el sistema" sino "la forma en que fue ingerido durante ese corto período de tiempo"

La Academia Americana de Pediatría recomienda a los adolescentes de entre 12 y 18 años que no deben consumir más de 100 miligramos de cafeína. De acuerdo con la web caffeineinformer.com, Cripe pudo haber consumido unos 470 miligramos en menos de dos horas. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aseguró que beber más de 400 miligramos de cafeína puede producir un aumento de la frecuencia cardíaca, presión arterial más alta, temblores, nerviosismo, etc.