La brutal batalla campal entre dos familias búlgaras en Tobarra (Albacete)

Cuatro personas resultaron heridas y un guardia civil fue apedreado durante una brutal pelea protagonizada por dos familias de origen búlgaro en una calle de Tobarra (Albacete) el pasado viernes. Desde AEGC piden al Ministerio del Interior más medios materiales de autodefensa. 

Que.es 2 de mayo de 2017

Cuatro personas resultaron heridas y un guardia civil fue apedreado durante una brutal pelea protagonizada por dos familias de origen búlgaro en una calle de Tobarra (Albacete) el pasado viernes.

En el vídeo puede verse como un grupo de personas, entre las que se encuentran varios niños, intenta detener a un hombre vestido de rojo que pretende acercarse a la puerta de una vivienda, donde se encuentra otro hombre armado con una barra. Lo que comenzó con una discusión continuó con una tremenda batalla campal en la que se usaron palos, piedras e, incluso, una bicicleta. 

Frente a toda la multitud implicada en la pelea, se encontraban dos agentes de la Guardia Civil, que en un primer momento no pudieron hacer nada para detenerlos. La pelea continuó. En un determinado momento se aprecia como varios miembros de uno de los clanes agarran a un miembro del otro y comienzan a golpearlo hasta que cae al suelo.

Finalmente, los agentes consiguieron separarlos y, con barra en mano, consiguieron que todos se calmasen y que regresaran a sus viviendas.

En un comunicado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha pedido al Gobierno que endurezca las penas contra los agresores y lamenta que "no hay semana en la que no sea agredido un compañero". En su opinión, esto ocurre desde que fueron modificadas las penas en las últimas reformas del Código Penal. "Nunca antes había resultado tan barato agredir a guardia civil o a un policía. Los delincuentes saben que por una cuantía irrisoria se pueden despachar a gusto contra los agentes que acuden a un aviso", denuncian. 

Por ello, piden al Ministerio del Interior más medios materiales de autodefensa, y es que, "en la actuación de Tobarra al agente le hubiera venido muy bien contar con una porra extensible o una pistola tipo TASER", porque cuando el agresor es insolvente "no se hace cargo de las indemnizaciones" en el caso de haber lesiones. Afortunadamente, el guardia civil "no ha necesitado atención hospitalaria y se recupera ya de la agresión". 

Los otros cuatro agredidos, tres hombres y una mujer, fueron trasladados al hospital de Hellín