Detenida por abandonar a un bebé que cuidaba por ir a emborracharse

Una mujer del noroeste de Inglaterra ha sido condenada a un año de cárcel después de que abandonara en un parque a un bebé que estaba bajo su cuidado para ir a un pub a emborracharse.

Qué.es 10 de noviembre de 2016

Julie Gil, de 44 años de edad, ha sido encarcelada después de que abandonara en un parque a un bebé que cuidaba para poder ir a emborracharse a un pub de la zona, en Blackpool, Lancashire, noroeste de Inglaterra.

El juez que lleva el caso, Robert Altham, señaló a Julie de haber priorizado su "deseo de beber sobre la necesidad de un bebé de ser protegido".

La mujer se encontraba a cargo de una bebé cuando decidió que en vez de cuidarla y atender las necesidades que un bebe necesita, prefirió irse de copas a un bar de la zona donde le esperaba un amigo.

Dejó a la pequeña en el carricoche y la abandonó en un parque. Según ha informado el periódico británico 'Daily Mail', Julie había estado bebiendo vodka en su casa antes de ver a su amigo y seguir alcoholizándose toda la noche.

El bebé fue encontrado por un hombre que estaba paseando al perro a las 7:30 de la mañana. El carricoche estaba tirado en el suelo y del revés, el hombre se acercó y cuando lo levantó se percató de que pesaba más de lo normal. Al mirar dentro descubrió que transportaba a un bebé.

La pequeña no tenía abrigo, ni zapatos ni manta, tenía el pañal sucio y la cara rozando con el suelo de la calle. 

Tras lo sucedido la Policía comenzó a investigar a partir de unas pistas encontradas en el carricoche, pistas que les llevaron a Julie Gill, quien ha sido condenada a un año de cárcel tras ser declarada culpable por crueldad infantil.