Los whatsapps del asesino de Pioz: "Pensé que me daría asco. Soy un enfermo"

Un medio brasileño ha dado luz a la conversación que mantuvieron Patrick Nogueira y Marvin Henriques vía WhatsApp durante la ejecución del cuádruple asesinato en Pioz. En ella se refleja la falta de humanidad del asesino confeso.

Que.es 31 de octubre de 2016

El pasado viernes se produjo la detención de un supuesto cómplice del asesino de Pioz. Se ha podido conocer la conversación que mantuvieron Patrick Nogueria y Marvin Henriques durante más de dos horas.

El programa brasileño 'Fantástico' ha publicado varios extractos de los mensajes de WhatsApp que comenzaron sobre las siete de la tarde del día 17 de agosto, momento en el que se iniciaron los asesinatos.

Las conversaciones ponen en evidencia de nuevo la frialdad y la falta de empatía por parte de Patrick, al no sentir ningún tipo de remordimiento tras matar a cuatro miembros de su propia familia, entre ellos a dos niños de tan solo 3 y 1 año.

Patrick: - Llegué con 2 pizzas, charlamos un poco.

Marvin: - ¿A quién acuchillaste primero?

P: - A la mujer
- Después a la mayor
- De tres años
- Después al niño de un año

Ambos amigos continúan al conversación a lo largo de la cual el asesino confeso llega a decir que dudó de su capacidad de poder seguir con los crímenes pero que finalmente pudo con las cuatro muertes.

P: - Hasta dudé de mí.
- Pensé que me daría asco
- Pero ahora estoy convencido
- Soy un enfermo

La conversación tuvo un parón de unos nueve minutos, periodo durante el cual Patrick acabó con la vida de su tío. A pesar de ser consciente de lo que estaba realizando, el sobrino dice no tener miedo de poder ir a la cárcel.

P: - Si voy a la cárcel de aquí, bueno
- Ni me importa
- Voy a estar en una celda sólo para mí

Después de matar fríamente a los cuatro miembros de la familia, su amigo, Marvin, le da consejos para salir de la casa y no levantar sospechas sobre todo lo sucedido en el interior de la casa.

M: - Sal como si nada
- Sal por delante
- Por la mañana como si fueses a dar un paseo o algo así.

El padre del detenido en Brasil ha pedido que no se trate a su hijo como una persona sin humanidad, capaz de haber cometido él mismo estos terribles crímenes. Añade el hecho de que su hijo no supone ningún riesgo para la sociedad, por lo que cree que la prisión preventiva es una medida exagerada. Marvin permanece en una cárcel brasileña, mucho peor que la cárcel española en la que se encuentra Patrick.