La familia del matrimonio asesinado en Guadalajara niega cualquier vinculación con los narcos

La violencia y crueldad con la que fue asesinada la familia hallada muerta el pasado domingo en Guadalajara llevaba a pensar a los investigadores en un posible ajuste de cuentes, así como en la vinculación de la familia con narcos o bandas criminales. Sin embargo, la familia brasileña de Marcos Campos ha negado totalmente este extremo.

Qué.es 21 de septiembre de 2016

La familia descuartizada en Gudalajara, cuyos cadáveres fueron encontrados el pasado domingo en Pioz (Guadalajara) no tenían nada que ver con el narcotráfico. Al menos así lo ha afirmado el hermano de Marcos Campos, Valfran Campos, en la televisión brasileña.

Según su relato el matrimonio llegó a España hace tres años en busca de trabajo. Y su hermano Marcos no era sino un honrado camarero en paro.

Valfran Campos responde a sí a la tesis de que su asesinato pudiera deberse a un ajuste de cuentas. Según cuenta la fmailia, sabían que se habían mudado, y no les extrañó haber perdido el contacto durante algunas semanas porque pensaban que se encontraban arreglando su nuevo hogar. La familia aún era poco conocida en Pioz y de hecho el hallazgo de los cadáveres se debió a las quejas de los vecinos, que denunciaban un hedor insoportable.

Los investigadores calculan que la familia podía llevar muerta un mes. 

'La Voz de Galicia' ha desvelado que no era la primera vez que Marcos estaba en España: estuvo desde el año 2000 en varias ocasiones en A Coruña, en periodos de uno o dos años, en trabajos siempre relacionados con la hostelería.

Ninguna de las víctimas tenía antecedentes penales. La familia ya ha dicho que podría trasladarse a España para seguir de cerca las pesquisas.