María Villar fue asesinada a pesar de que la familia pagó un rescate

María Villar Galaz, la sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, murió asfixiada. Fue encontrada en un riachuelo, atada de pies y manos y con una bolsa en la cabeza.

Qué.es 21 de septiembre de 2016

María Villar Galaz, de 39 años y trabajadora de la multinacional IBM, fue asesinada tras un secuestro exprés por el que su familia llegó a pagar un rescate. Los familiares de la joven hallaron el cuerpo en Toluca tras haber recorrido varias morgues en el país.

Según la autopsia la joven falleció de asfixia. Llevaba una bolsa en la cabeza y fue atada de pies y manos antes de ser arrojada un río. Según El Mundo no había en el cuerpo de la joven otros signos de violencia ni de un ataque sexual. Las autoridades mexicanas están ya investigando el suceso, de momento sin pistas sobre los autores.

Durante los tres días de su secuestro se había difundido un texto en varios idiomas en redes sociales para pedir colaboración y encontrarla. María Villar desapreció poco tiempo después de llamar a su marido antes de regresar a casa tras el trabajo. En un primer momento se dijo que había sido secuestrada tras coger un taxi; sin embargo, el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, aclaró anoche en Onda Cero la versión del ministerio: creen que se encontraba sacando dinero en Santa Fe, un barrio acomodado. Tras recorrer con ella varios cajeros y sacar dinero (una práctica al parecer habitual en este tipo de secuestros exprés), quizás apercibidos de que podía ser un objetivo apetecible por su buena posición económica, decidieron retenerla y pedir a la familia 90.000 euros. 

García-Margallo confirmó anoche que se había pagado una cantidad. Eso sí, "muy inferior". No obstante, esperaban que la joven apareciese sana y salva.  Por desgracia no ha sido así. Su marido su primo Gorka (el hijo de Ángel María Villar) la buscaban por todo México hasta que han hallado su cadáver en Toluca.