Investigan un posible caso de acoso escolar por el suicidio de un niño de 11 años en Madrid

La policía investiga en estos momentos si detrás del suicidio de un menor de 11 años en Madrid, se esconde un nuevo caso de acoso escolar. El niño se arrojó el miércoles de la semana pasada al vacío desde el quinto piso de su domicilio familiar de Leganés. Y al parecer, dejó escrita una carta en la que pedía perdón a sus padres y aseguraba que no quería volver más al centro escolar.

Qué.es 21 de octubre de 2015

La Comunidad de Madrid dice que "no existía denuncia previa" de 'bullying' contra el alumno, mientras que los investigadores parecen convencido de que se puede pensar que el pequeño tuvo problemas en el centro escolar. ¿Qué pasó realmente en este triste suceso? 

Hablamos de un menor matriculado en un colegio concertado, en el distrito madrileño de Villaverde. Como es preceptivo, la Consejería de Educación madrileña abrió una investigación el mismo día de la muerte del pequeño. Ese trámite administrativo del ejecutivo madrileño sigue su tramitación en la actualidad, pero en sus conclusiones preliminares, como publica Luis Fernando Durán en el Mundo, determinó que "no había indicios de que hubiera acoso escolar" y no existía ninguna denuncia previa. ¿Y el colegio? Desde el centro también lo niegan y aseguran que ni el menor ni sus padres denunciaron que el chico había padecido un caso de bullying

¿Por qué la policía sospecha otra cosa? Los investigadores están determinados a averiguar si el menor sufría una persecución en el centro y el juez prohibió la incineración del niño. Además, varios padres y alumnos del centro que han sido citados por el diario El Mundo cuentan que el muchacho "recibía amenazas en el patio durante las horas de recreo" y que "el colegio pretende tapar el asunto".

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles 14 de octubre cuando el crío de 11 años e hijo único, decidió poner fin a su vida. Como cada día, su madre le despertó a las 7.15 de la mañana. Aprovechando que su madre se duchaba el pequeño se dirigió a la cocina de la casa y saltó desde la ventana del lavadero por el patio interior del edificio, situado en el barrio de Zarzaquemada de Leganés. En el escritorio de su habitación la madre encontró una nota. En la misiva pedía, ante todo, perdón a sus padres por el daño que les iba a causar. Explicaba que no quería ir a colegio y que, cada vez que acudía, lo pasaba muy mal. 

El centro en el que estudiaba el niño es un colegio concertado dependiente de una institución religiosa.