Vidal-Quadras pide a Ashton que dimita por el asalto al campo de iraníes en Irak

El vicepresidente de la Eurocámara Alejo Vidal-Quadras (PP) pidió hoy la dimisión de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, a la que responsabiliza en parte por los muertos en el asalto policial en un campamento de refugiados del grupo iraní "Muyahidín Jalq" (Combatientes del pueblo).

Bruselas, EFE 3 de septiembre de 2013

"Ashton ha sido incapaz de actuar. Ella también es responsable de este crimen por su incompetencia y su falta de sensibilidad cuando los derechos humanos son violados. Si tuviera una mínima decencia, debería renunciar inmediatamente", señaló en un comunicado Vidal-Quadras.

El eurodiputado del grupo Popular, que preside un comité internacional de apoyo al grupo opositor iraní, reiteró que en los últimos meses ha pedido a Ashton, a Estados Unidos y a la ONU medidas para garantizar la seguridad de los refugiados iraníes sin obtener respuesta.

Por ello, les volvió a pedir hoy que intervengan y garanticen la protección de ese campamento.

"El silencio y la inacción en este punto solo se verán como una luz verde a otro próximo derramamiento de sangre", aseguró Vidal-Quadras.

El mensaje del vicepresidente del Parlamento Europeo llega después de que -según los refugiados iraníes al menos cincuenta personas muriesen en un asalto al campamento Ashraf, en la provincia iraquí de Diyala, al noreste de Bagdad, aunque las autoridades no han ofrecido cifras y el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha ordenado la formación de un comité para investigar lo sucedido.

Según Vidal-Quadras, lo ocurrido "en el Campo Ashraf por parte de las fuerzas iraquíes es un crimen contra la humanidad".

Ashton había expresado el lunes su repulsa por el "brutal" asalto y había condenado los asesinatos, pidiendo que se lleve a los responsables ante la Justicia.

Según las informaciones disponibles, fuerzas del Ejército y tropas especiales de la Policía iraquíes asaltaron el lugar, localizado en el pueblo de Al Jales, en la provincia de Diyala.

Unos cien militantes de la organización "Muyahidín Jalq" residen en la actualidad en el campo de refugiados de Ashraf, cerca de la frontera con Irán, mientras que otros 3.400 han sido trasladados en los últimos meses al de Liberty, cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, como un primer paso para sacarlos de Irak.

Los miembros de ese grupo fueron acogidos y protegidos por el entonces presidente de Irak, Sadam Husein, tras el triunfo de la revolución islámica en su país.

Teherán les considera terroristas y, aunque en 1990 depusieron las armas, algunos países aún los mantienen en su lista negra.

La organización Muyahidin Jalq fue fundada en los años sesenta para luchar contra el sha de Persia, y después de la revolución islámica en 1979 combatió el liderazgo clerical iraní, y entre 1980 y 1988 se alió con Sadam Hussein durante la guerra irano-iraquí.

Actualmente es el principal grupo del opositor Consejo Nacional de Resistencia de Irán, que lucha contra las autoridades de ese país, que en septiembre pasado fue retirado de la lista de organizaciones terroristas de EEUU.