Uribe dice que el canal nicaragüense no debe ser a costa del mar colombiano

El expresidente colombiano Álvaro Uribe afirmó hoy que el canal interoceánico que Nicaragua quiere construir con una empresa china no puede incluir el mar que le adjudicó a ese país la Corte Internacional de Justicia de La Haya, e instó al Gobierno a rechazar el fallo de ese organismo

Bogotá, EFE 19 de junio de 2013

"Que Nicaragua quiere hacer un canal, que lo haga, pero nunca a costa del mar de Colombia", dijo Uribe en un acto con líderes comunitarios en Bogotá.

Según el expresidente, que gobernó entre 2002 y 2010, el fallo de la Corte que el pasado 19 de noviembre le adjudicó a Nicaragua cerca de 75.000 kilómetros cuadrados de mar Caribe cerca del archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, es "inconsistente e ilegal" con el derecho internacional.

"Pretenden quitarle a Colombia 73.925 kilómetros cuadrados para dárselos a Nicaragua", dijo Uribe, y agregó que ese mar "sería necesario para el estacionamiento de buques" que crucen el futuro canal nicaragüense.

Uribe insistió en que "Colombia debe rechazar el fallo (de la Corte), estamos en mora de que se haga".

El exmandatario, que pidió que el Gobierno actúe con firmeza en este caso, aseguró que "rechazar el fallo es el principio para encontrar una solución decorosa" al litigio con Nicaragua.

El pasado jueves el Parlamento de Nicaragua aprobó una polémica ley que cede a una empresa china, hasta por un siglo, la construcción y administración de un canal que permita el paso de grandes buques entre el Atlántico y el Pacífico.

"Yo temo que un descuido en este momento o una actitud de aguas tibias sobre San Andrés lleve a Colombia primero a que se consolide la pérdida de estos 73.925 kilómetros de mar y, después, a que se consolide totalmente la pérdida de San Andrés", manifestó.

Según Uribe, el fallo de la Corte se puede rechazar "sin ánimo belicoso", pero insistió en que "Colombia de ninguna manera se deje quitar un milímetro cuadrado de ese mar".

El expresidente comparó la situación actual con la que en 1903 desembocó en la pérdida de Panamá, que dijo, fue una combinación de "la política del gran garrote" del entonces presidente estadounidense Teodoro Roosevelt con "la política del gran descuido" del gobierno colombiano de la época.