El etarra Gotzon Alcalde niega haber planeado un atentado contra una patrulla de la Guardia Civil

El etarra Gotzon Alcalde ha reconocido hoy en la Audiencia Nacional haber colaborado con la banda terrorista pero ha negado que planificara un atentado contra una patrulla de la Guardia Civil de Getxo (Vizcaya) en 1998, que finalmente no se llevó a cabo porque los miembros del "comando Vizcaya" fueron detenidos.

Madrid, EFE 26 de abril de 2012

Así lo ha manifestado en el juicio que se ha celebrado ante la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en el que el fiscal Luis Barroso ha pedido para él 18 años y 10 meses de prisión por los delitos de conspiración para el asesinato, falsificación continuada de documento oficial y de otro de robo de vehículos.

Alcalde, que sólo ha contestado a las preguntas de su defensa, ha admitido que en alguna ocasión colaboró con ETA, pero ha dicho que nunca participó ni planificó ninguna acción de la banda, además de negar haber robado algún vehículo o haber falsificado matrículas.

Según el fiscal, el etarra Patxi Marqués alquiló en marzo de 1998 una lonja en el barrio de San Ignacio de Bilbao, que iba a ser utilizado por el "comando Vizcaya" -que había sido recompuesto un año antes por el etarra Iñaki Bilbao- para ocultar material, sobre todo los coches que sustraían y falsificar matrículas.

Barroso sostiene que el acusado, Bilbao, Marqués y la etarra ya fallecida Ignacia Zeberio planearon una acción contra una patrulla de la Guardia Civil del cuartel del barrio de Algorta, en Getxo, para la cual recopilaron información e hicieron prácticas de conducción por dicha localidad.

El plan establecía que el procesado se colocara sobre las 20.00 horas del 5 de junio de 1998 en los alrededores del cuartel y avisara con un móvil o emisora portátil a Marqués cuando saliese un coche del edificio, para que éste cortara el paso con el vehículo desde el que debía estar esperando.

Una circunstancia que aprovecharían Bilbao y Zeberio para ametrallar a su objetivo, para después salir huyendo y cambiar el coche robado por otro legal, si bien este atentado no se ejecutó porque la Ertzaintza desarticuló el comando en una operación en la que falleció Zeberio.

Durante la vista, Iñaki Bilbao ha declarado que él fue quien captó a Alcalde como colaborador de la banda y que su labor se limitaba al tema del transporte para llevarlos "a algún sitio" cuando lo necesitaban los miembros del comando.

"Gotzon no participó en ninguna acción", ha manifestado el testigo, tras el que ha declarado Patxi Marqués, que también ha asegurado que Alcalde "no tuvo ninguna participación porque no hubo tal acción".

Marqués, que en su declaración policial reconoció que el comando había planeado atentar contra una patrulla de la Guardia Civil de Getxo, ha negado lo manifestado entonces porque, según ha dicho, "implicar a Gotzon, no tiene ni pies ni cabeza", además de señalar que realizó esas afirmaciones bajo tortura.

Respecto a la granada con la inscripción "Jo Ta Ke" (darle duro) que se encontró en el domicilio del acusado, éste ha indicado que se la encontró en una casa abandonada en Algorta y que como era de la época de la Guerra Civil "la guardaba como adorno".

Sobre la emisora de radiofrecuencia que también se halló en su casa, Alcalde -que ya fue condenado en Francia a 7 años de cárcel- ha dicho que no sabía cómo había llegado hasta allí pero que nunca la había utilizado.

Según ha señalado el fiscal en su informe final, "está probado" que el acusado colaboró en la planificación del atentado que no se llevó a cabo y existe material probatorio para condenarlo, lo que también ha sostenido la acusación popular ejercida por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

El abogado defensor Alfonso Zenon ha reclamado la libre absolución de su cliente al considerar que las acusaciones "carecen de cualquier prueba" para mantener sus argumentos.