Autoridades plantean reubicación de indígenas por riesgos de más derrumbes

Autoridades mexicanas plantearon hoy a damnificados por los derrumbes de cerros a causa de las fuertes lluvias en el estado de Chiapas su reubicación para evitar tragedias como la ocurrida en la comunidad indígena de Reforma y Planada, donde murieron 16 personas.

San Cristóbal de las Casas (México), EFE 2 de octubre de 2010

Las fuertes y constantes lluvias en los estados de Chiapas y Oaxaca, en el sur del país, han dejado en esta semana un saldo de 37 muertos, además de que en otros estados, como Veracruz, varias comunidades han quedado bajo el agua.

"Hay muchas personas inquietas y preocupadas por las posibilidades de que se den deslaves en sus comunidades", dijo hoy Laura Gurza, coordinadora de Protección Civil, durante una visita que hizo con el presidente de México, Felipe Calderón, a la zona afectada en Chiapas.

Gurza dijo que en Chiapas -uno de los estados más pobres del país y con fuerte presencia indígena- Protección Civil intensificará las alertas y evacuaciones preventivas, considerando que falta la mitad de la temporada de huracanes y los suelos están saturados de humedad.

"Llevamos 7 de 15 sistemas que se esperan en el Pacífico y 14 de 18 en el Atlántico, es decir, no hemos terminado, estamos a poco más de la mitad del camino, los suelos están saturados y tenemos que apostar por un trabajo de prevención", agregó la funcionaria federal.

En el poblado de Reforma y Planada, afectado el pasado martes por el derrumbe de un cerro, las autoridades informaron que los habitantes decidirán en asamblea si aceptan la reubicación de 324 familias, de las cuales 13 perdieron completamente sus viviendas.

El gobernador de Chiapas, Juan Sabines, explicó en una reunión que los especialistas aseguran que sólo el 40 por ciento de la comunidad esta libre de inundaciones o de corrimientos de tierra.

La propuesta para reducir riesgos de desastres es reubicar a los pobladores de zonas dispersas hacia ciudades rurales, afirmó José Luis Luege, de la Comisión Nacional de Aguas.

"Las dimensiones de este fenómeno implican la necesidad de reubicar todas las viviendas que se encuentran dentro de los polígonos de riesgo", dijo.

Afirmó que durante esta temporada de lluvias, de los 118 municipios chiapanecos 40 son vulnerables de sufrir deslizamientos de laderas y 28 de inundaciones.