Informe revela inhumanas condiciones en las que viven las mujeres presas

Las mujeres presas en cárceles de Argentina viven en condiciones "inhumanas" de reclusión, sometidas a malos tratos, torturas y problemáticas sanitarias, según un informe de organizaciones no gubernamentales presentado hoy en Buenos Aires.

Buenos Aires, EFE 9 de julio de 2010

Informe revela inhumanas condiciones en las que viven las mujeres presas
Según el informe, existen "numerosas denuncias efectuadas por las mujeres detenidas que reflejan una atención médica insuficiente, de mala calidad y lenta" en los penales. EFE/Archivo

Según el documento, que fue elevado a la Convención de Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), estas condiciones conforman un "escenario de sistemáticas violaciones a los derechos humanos" que compromete al Estado argentino.

"Esta situación se agrava en tanto no hay consideración alguna de las necesidades específicas de las mujeres", indica el informe, que lleva la firma de una decena de organizaciones humanitarias.

Cuestiona "la falta de programas adecuados en materia de salud, las persistentes prácticas de violencia, malos tratos, tortura de las que son objeto las detenidas, y la recurrencia a estereotipos en las posibilidades de empleos en las cárceles".

Situaciones que se traducen en un "agravamiento ilegítimo" de las condiciones de detención de las mujeres, añade.

Cerca de un 60% de las presas está detenida por infracción a la ley de drogas y mayoritariamente se trata de mujeres extranjeras detenidas en las fronteras con pequeñas cantidades de estupefacientes.

A su vez, es notable la cantidad de mujeres internas bajo el régimen de prisión preventiva, ya que sólo un 39 por ciento de la población carcelaria femenina fue condenada.

Según el informe, existen "numerosas denuncias efectuadas por las mujeres detenidas que reflejan una atención médica insuficiente, de mala calidad y lenta" en los penales.

Se han registrado "numerosos casos en los que las mujeres no han recibido tratamiento ni se les ha brindado información acerca de los factores de transmisión y las formas de prevención del sida".

"Una situación que motiva gran preocupación es la cantidad de muertes que tienen lugar en los centros de detención en Argentina comprometiendo su responsabilidad estatal en tanto garante de la vida, integridad física y salud de las personas detenidas que se hallan bajo su especial custodia", apunta el documento.

El Servicio Penitenciario Federal (SPF) de Argentina registró desde 2006 a abril pasado nueve 9 decesos de mujeres privadas de libertad en unidades federales.

En el mismo período, en la provincia de Buenos Aires, murieron diez mujeres presas. Además, desde el año 2004, seis niños que residían en prisión con sus madres han fallecido en las unidades carcelarias bonaerenses.

El informe también denuncia las prácticas de violencia hacia las reclusas por parte de personal de seguridad masculino, requisas vejatorias, aislamiento y traslados constantes de detenidas como mecanismo de tortura.

La situación de las presas es sólo una parte de este documento que consigna diversos aspectos del estado de las mujeres en Argentina, desde la salud sexual, la violencia doméstica y otras cuestiones de género.