La reorganización de los Latin King se ordenó desde la cárcel

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la cúpula organizativa de los Latin King en la Comunidad de Madrid. En la operación han sido detenidos 54 presuntos miembros de esta banda. Entre ellos se encuentran los máximos responsables incas tanto de los capítulos -células organizativas básicas-, como del reino -organización a nivel regional. Además ha sido arrestado el 'Inca Supremo' de la Sagrada Tribu Amércia Spain (STAS), nombre de la rama española de la banda, y varios de sus oficiales de apoyo.

Que.es 17 de febrero de 2010

Desde hace varios meses, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía habían detectado que la banda Latin King se estaba regenerando en Madrid y se incrementaban sus convocatorias con diversas reuniones en las calles y celebraciones, y una gran capacidad de captación.

Fueron los miembros en prisión de la banda los que habían dado directrices para su regeneración, según explicó hoy el responsable de esta operación, Ricardo Gabaldón. "Todos sabemos que las bandas latinas su espacio natural es la prisión, que es de donde surgen en Estados Unidos. La capacidad de la banda no disminuye porque estén en la cárcel. Ellos desde allí dictan normas y controlan la gente de la calle", aclaró.

   A mediados de diciembre se puso en marcha la operación policial. Así, el 6 de enero, día de la celebración de los Reyes Latinos, se logró la identificación de 87 miembros de la banda. Ese mismo día se produjo un robo con violencia e intimidación, en el que fueron arrestado ocho individuos de la banda. Días después, otros dos 'latin' fueron igualmente arrestados por lesiones y daños.

   Los agentes también detectaron que se había convocado una reunión importante en un local que habían alquilado expresamente para ello. En el acto se festejaba el X aniversario de la creación de la organización por Eric Javier Velastegui Jara, King Wolverine, actualmente en prisión, que sigue siendo considerado por la Policía como el padrino de los Latin King y máximo responsable de la banda, que controla la organización desde prisión.

   El dispositivo culminó el 14 de febrero con la intervención en este local, donde fueron detenidos 43 miembros de la banda, entre ellos 40 Reyes, que constituyen la cúpula organizativa de los Latin, entre los que se encontraba el Inca Supremo del Reino Inca de Madrid y máximo responsable de la banda en la calle.

   Este individuo había estado en prisión, pero salió de la cárcel en octubre de 2009. Según las pesquisas, había recibido directrices de los responsables en prisión para que tomara las riendas del grupo delictivo en la calle. Éste era el resultado del incremento notorio de la actividad de los Latin King en los últimos meses en la región. Todos los Reyes son de la región.

   Entre los detenidos, también se encuentran los principales líderes de los capítulos en Madrid, entre ellos los 'jefes de guerra' o 'Wardlord' --tercera posición de la banda-- y consejeros, un resultado policial "con lo que se ha tocado totalmente la estructura organizativa de la banda en Madrid", indicó Gabaldón, que destacó que fue la primera ocasión en la que han sido detenidos los máximos responsables de la organización.

   No obstante, señaló que no han detenido a todos y que este tipo de bandas se reorganizan con mucha facilidad. "En los últimos tiempos, con los golpes policiales, se han mantenido en la sombra, por lo que han pasado más desapercibidos. Sin embargo, no ha disminuido en ningún momento el control policial, como vemos con esta operación", prosiguió.

   La Policía ha intervenido en este operación numerosísima documentación y parafernalia simbológica de la banda, que desplegaban en unos actos para captar menores de edad. De hecho, en el local en el que se descabezó a los Latin había 27 menores de edad. Entre los artículos incautados se encuentran collares, que determinan la condición de 'reyes' y de las distintas posiciones en la cadena de mando, de banderas amarillas y negras, pañuelos y anillos. Además, han intervenido numerosa documentación y nueve teléfonos móviles que abandonaron los detenidos durante la actuación policial y de los que todavía no ha sido reclamada su propiedad.

   El jefe de mando de la operación señaló que no se ha tomado ninguna medida de ningún tipo contra el propietario del local, ya que no conocía lo que pasaba. Normalmente, las bandas latinas suelen convocar sus reuniones extraordinarias y en los parques públicos, pero en esta ocasión optaron por un celebrarlo en un establecimiento cerrado dada la importancia de la reunión.

LOS DETENIDOS

   Entre los detenidos se encuentran ocho españoles y el resto sudamericanos, entre peruanos, ecuatorianos, bolivianos de edades comprendidas entre los 18 y 29 años. Además del delito de asociación ilícita, otros fueron imputados también por amenazas y coacciones, robos con violencia, delitos de lesiones y daños. Todos han pasado ya a disposición judicial. La mayoría tenían antecedentes previos por robos, homicidios y lesiones, entre otros delitos, entre ellos muchos por pertenecer a los Latin King. Sin embargo, en los últimos meses no han protagonizado reyertas o enfrentamientos con grupos rivales como los Ñetas.

   Con arreglo a la instrucción 6/2009, de Grupos organizados y violentos de carácter juvenil, que entró en vigor el 1 de enero, se han detenido a los miembros probados de la organización. Había más identificados, pero no se les ha imputado ningún hecho delictivo. Entre los detenidos, no se encuentran mujeres, ya que se distribuyen en otro capítulo diferenciado de los Latin King.

   La última detención se produjo ayer aunque la investigación continúa abierta. En ella participaron casi 80 agentes de la Policía Nacional pertenecientes a las Brigadas Provinciales de Información; Extranjería y Fronteras; y Policía Científica, con el apoyo de las Unidades de Intervención Policial (UIP). El atestado está abierto todavía y no se descartan futuras detenciones.

CONTROL Y DISCIPLINA

   Según los investigadores, las bandas latinas basan su razón de ser en el dominio sobre otros grupos rivales y el control de la calle. Los delitos que les son imputados derivan de ese control que pretenden imponer bajo una estricta jerarquía y sumisión a los líderes.

   La banda de los Latin King coordina sus actividades a través de reuniones en las que exhiben su parafernalia para demostrar poder y dominio, y donde instruyen nuevas directrices y estrategias, desarrollan su capacidad de captación y despliegan los capítulos. En estos encuentros los dirigentes controlan a las bases y les dan instrucciones de cómo debe desarrollarse la dinámica de la banda.

   Los jefes 'incas' se distribuían en los capítulos --células organizativas básicas-- y en el reino --organización a nivel regional-- alrededor del 'Inca Supremo', el máximo cabecilla de la organización que ha sido detenido junto con varios de los 'oficiales' que le apoyaban.

   Estos grupos latinos no sólo ejerce violencia en el exterior, como robos y asaltos y agresiones, sino que ejercen una violencia hacia el interior a través de castigos por incumplimiento de la disciplina interna, pago de cuotas, acudir tarde a las reuniones o no demostrar suficiente valentía. En muchas ocasiones los menores que son captados se ven sometidos a robar para pagar las cuotas a la banda.

   "Con posterioridad, estos chavales se introducen en un grupo, después de pasar unas pruebas de poder, que les aboca al delito y son castigados en su seno. Los menores fueron identificados y pasaron la Fiscalía de Menores", señaló el jefe de la operación.

   La Policía no tiene datos fehacientes de estos delitos de violencia interna por temor y no hay denuncias suficientes. "De vez en cuando alguna persona que quiere salir de la organización y no puede y sufre una violencia muy fuerte", dijo.