Una imagen del Tribunal Supremo en Madrid, que ha avalado que los padres puedan tutelar y monitorizar la actividad de sus hijos adolescentes en las redes sociales./Archivo