El 20% de los conductores tiene miedo a conducir

Mantener una conducta agresiva al volante o no respetar las normas de circulación es peligroso, pero conducir con miedo e inseguridad también supone un riesgo en la carretera.

Qué.es 22 de septiembre de 2016

El elevado tráfico, el comportamiento alocado de muchos conductores y el constante y elevado número de accidentes del que somos testigos a través de las noticias agudizan el pánico de muchos conductores a la hora de ponerse a los mandos de su vehículo. Según una encuesta realizada por Wazypark, la primera app de crowdparking en el mundo, 2 de cada 10 conductores asegura tener miedo a conducir, o lo que es lo mismo, sufren amaxofobia.

Para llegar a esta conclusión, Wazypark ha realizado una encuesta a más de 2.000 usuarios de la aplicación en la que se les preguntaba por sus experiencias en la conducción. "Mientras que un 78% de los encuestados ha afirmado que se siente tranquilo y disfruta conduciendo, hay un 20% que ha asegurado que se pone muy nervioso y se siente intranquilo cuando tiene que hacerse con los mandos del vehículo", señala Carlos Rodríguez, CEO de Wazypark. En esos casos de pánico, la mitad de los preguntados afirma que acaba poniéndose al volante a pesar de sus miedos si no hay más remedio, pero la otra mitad reconoce que el pánico les sobrepasa y evitan conducir en cualquier situación. Es más, hay un 2,6% que asegura que a pesar de tener el carné de conducir jamás se ha puesto al volante tras aprobar el examen.

A ese miedo a conducir se le llama amaxofobia y puede afectar tanto a mujeres como a hombres. Según el estudio realizado por Wazypark, esta fobia está más extendida entre ellas, pues algo más del 52% de las mujeres ha afirmado sufrir nerviosismo y cierto pavor cuando tienen que coger el coche, de las cuales el 26% reconoce que jamás se pone al volante por miedo. Por el contrario, la amaxofobia solo afectaría al 5,5% de conductores varones según esta encuesta. Si nos fijamos en la edad, el estudio revela que esta fobia está más extendida entre los 35 y 50 años, pues a pesar de llevar muchos años conduciendo es la misma experiencia y las situaciones a las que se han tenido que enfrentar en la carretera las que propician la aparición de miedo e inseguridad en la conducción.

Al preguntarles por las razones de esa fobia a conducir su vehículo, el 26% se siente inseguro ante la posibilidad de ser los responsables de un accidente, así como que un 18% destaca su miedo a ser multado y otro 19% reconoce que a la hora de aparcar también sufre, remarcando de nuevo que el problema del aparcamiento es un problema para todos los conductores. Pero la principal razón que la mayoría (61,4%) ha destacado como causante de ese miedo a conducir es el exceso de tráfico y cómo conducen los demás y que todo ello le pueda llevar a tener un accidente por culpa de la conducta del resto de conductores. Es más, según han señalado lo que más les molesta de la conducción de los otros es que no respeten la distancia de seguridad (35,2%), que no utilicen los intermitentes para señalizar (33,1%) o conducir a más velocidad de la permitida (15,3%).

Sin duda alguna, ante cualquier fobia, la mejor solución es tomar las riendas de la situación y enfrentarse a sus miedos. Tal es así, que según este estudio un 39% de los conductores con amaxofobia han llevado a cabo algún remedio para calmar ese temor a conducir. Aunque el 28% asegura haber utilizado métodos más populares como ponerse música relajante, cabe destacar que hay un 4% que ha acudido a profesionales para tratar su problema de ansiedad e intranquilidad al volante e incluso un 7% ha vuelto a la autoescuela después de haberse sacado el carné para 'rehabilitarse' y mejorar su seguridad en la conducción.

"Sin duda conducir con miedo y la precaución en exceso puede llegar a ser tan peligroso como hacerlo saltándose todas las normas de circulación y poniendo en riesgo al resto de conductores. Lo mejor siempre es afrontar y controlar los miedos, ser prudentes en la carretera pero sin entorpecer la circulación de los demás, ver el lado positivo ya que conducir da independencia, comodidad y seguridad, y volver a dar algunas clases para enfrentarse a su fobia de manera guiada y continuada que ayuden al conductor a ganar confianza en sí mismo y poder enfrentarse ante cualquier emergencia en carretera", señalan desde Wazypark.