Denuncian el trato que dio Iberia a un bulldog al que obligó a viajar así en un vuelo

El pasado mes de agosto, Tania Iglesias Pardo compro un vuelo desde Tenerife a Santiago de Compostela para viajar con su perro y su pareja. Sin embargo, al llegar al aeropuerto, la aerolínea le comunicó, en primer lugar, que su mascota no podía volar y luego que solo podía hacerlo en el transportín de la imagen. Tras lo ocurrido, la compañía ha pedido disculpas.

Qué.es 2 de septiembre de 2016

Tania Iglesias Pardo tenía programado un viaje con Iberia el pasado 26 de agosto desde Tenerife hasta Santiago de Compostela junto a su pareja y su mascota, un bulldog francés. Esas vacaciones empezaron con gusto amargo cuando al llegar al mostrador de facturación del aeropuerto, el personal de la compañía le informaba que su perro no podía viajar con ellos.

La joven, que tenía pensado, como es habitual, pagar los 120 euros correspondientes para que su mascota viajara en el avión, se encontró con la negativa del personal de Iberia, que le explicó que desde el 11 de agosto esa raza no podía viajar y que el perro se tenía que quedar en tierra.

"Yo les dije que el perro no se quedaba en el aeropuerto y a cambio nos ofrecieron, como excepción, un transportín abonando el importe de nuevo", aclaraba Tania en Facebook, donde asegura que tuvieron que pagar 50 euros más para que viajara en cabina.

Ese transportín, tal y como denunciaba en la red social, era de reducidas dimensiones y según Tania se veía que "el perro no cabe". "Nos resignamos y llevamos el perro hasta el autobús que nos dejan en pista cuando una controladora nos dice de malas maneras que lo metamos o no viajamos. El perro se altera, no conseguimos meterlo y la controladora nos amenaza con bajar nuestras maletas del avión", denuncia.

El espacio que Iberia le dio a la pareja para su bulldog francés era para un perro de ocho kilos cuando la suya pesaba 12. La exigencia de la controladora fue tal que no les dejó que el animal llevara la cabeza fuera del transportín durante el viaje para que pudiera respirar bien, incluso exigiendo al personal de cabina que vigilara todo el rato al animal para que no se saltaran las normas.

IBERIA SE DISCULPA

Al parecer, la reserva de Tania Iglesias se realizó antes del 11 de agosto, fecha en la que entró en vigor esa regla. Desde el personal de la compañía, según informa 'Verne', han llamado a la pareja, que se casa en Santiago, para reiterar sus disculpas y confirmarle que le han reembolsado los 120 euros pagados por viajar en bodega. Además, el transportín original del bulldog viajará hasta Galicia para que pueda regresar más cómodamente en el viaje de vuelta hasta Tenerife.