La prostitución deja 31 mujeres muertas entre 2010 y 2015

Un informe elaborado por Graciela Atencio, experta en feminicidio, señala que 31 prostitutas han fallecido en los últimos cinco años como consecuencia de problemas con clientes o mafias.

Qué.es/EFE 3 de abril de 2016

Treinta y una mujeres que ejercían la prostitución en España fueron asesinadas entre 2010 y 2015 por sus clientes, por sus parejas, por mafias y por su condición de mujeres transexuales.

Estos datos se recogen en el informe "El feminicidio en el sistema prostitucional del Estado español 2010-2015", elaborado a partir de casos publicados en periódicos, medios digitales y sentencias sobre asesinatos de mujeres que ejercían la prostitución.

"Los asesinatos de prostitutas son crímenes machistas invisibles, apenas aparecen en las noticias, no están reconocidos en la Ley Integral de Violencia de Género, no se contabilizan en las cifras oficiales. Y las instituciones públicas, la sociedad civil y las fuerzas de seguridad tampoco los identifican como feminicidios", explica Graciela Atencio, autora del estudio.

Atencio, directora de la página web Feminicidio.net que lleva un recuento de todos los tipos de asesinatos de mujeres cometidos por hombres, sostiene que estas 31 víctimas representan el 5 por ciento de las 678 mujeres asesinadas por violencias machistas entre 2010 y 2015 (frente a las 354 víctimas mortales contabilizadas en este periodo por el Ministerio de Sanidad).

De los 31 asesinatos de mujeres que ejercían la prostitución, veintidós fueron cometidos por clientes, siete fueron perpetrados por sus parejas, una mujer transexual fue asesinada por transfobia y otra por una posible deuda de drogas.

La edad media de las víctimas es de 34 años. En uno de los casos no se dispone del dato de la edad, mientras que entre los treinta restantes, hay once mujeres con edades comprendidas entre 20 y 30 años, otras once mujeres de entre 31 y 40 años y ocho mujeres de entre 41 y 50 años.

Respecto a la nacionalidad, casi el 70 por ciento son extranjeras y un 29 por ciento españolas.

En uno de los casos se desconoce la nacionalidad de la víctima, seis eran españolas, tres se habían nacionalizado (procedentes de Argentina, Ecuador y Ucrania) y veintiuna eran extranjeras.

Sus países de procedencia son Alemania, Brasil, Bulgaria, China, Colombia, Guinea Ecuatorial, Marruecos, Nigeria, Paraguay, República Dominicana, Rumanía y Rusia.

En relación al lugar donde estas mujeres ejercían la prostitución, catorce lo hacían en pisos, ocho en la calle y cuatro en clubes y se desconoce este dato en los cinco casos restantes.

En seis casos del total, las mujeres consumían drogas de manera habitual, según la información recogida en prensa o en las respectivas sentencias judiciales.

La edad media de los homicidas es de 36 años, revela el informe.

En cuanto a su nacionalidad, el 65 por ciento son españoles, frente a un 26 por ciento extranjeros, con un 10 por ciento de casos en los que no consta este dato.

En la mayoría de los casos en los que se conoce la relación entre homicida y víctima (88 por ciento), la mayoría son clientes (un 55 por ciento), seguidos de parejas (20 por ciento), cliente sospechoso (7 por ciento), expareja (3 por ciento) o conocido (3 por ciento).

Del total, hay siete casos en los que la víctima y el homicida son pareja. De ellos, cinco son parejas de la misma nacionalidad y los dos restantes son de distinta procedencia.

Entre los homicidas, hubo ocho casos de consumo de drogas relacionado con la comisión del delito de asesinato u homicidio y solo uno recurrió la sentencia por padecer un trastorno de la personalidad.

Atencio destaca que la mayoría de las víctimas eran extranjeras, mientras que la mayor parte de los homicidas eran nacionales, clientes o parejas de las mujeres que ejercían la prostitución.