Un comité de sabios del Gobierno sugiere la vacunación obligatoria en España

En España, nadie puede obligar a ningún padre a vacunar a sus hijos. Esa decisión pertenece en exclusiva a los progenitores aunque las autoridades recomienden la necesidad de vacunar para proteger la vida de los españoles. La ley solo fuerza a una familia a vacunar en caso de grave riesgo concreto para la salud pública. ¿Qué significa eso? Solo en caso de brote de enfermedad infecciosa o una pandemia el poder público puede imponer la vacunación. ¿Podría variar este 'status quo' legal? Ya hay expertos que oficialmente ven "adecuada" la vacunación obligatoria sin que medie epidemia o un brote. Bastaría con una disminución de la protección en la población

José J. Alonso/Qué.es 10 de febrero de 2016

El Comité de Bioética de España (CBE) está preocupado por el rechazo de algunos colectivos a las vacunas y la "promoción social" de esa negativa. El caso de Olot el pasado verano, con un niño enfermo de difteria por culpa del rechazo a las vacunas y el posterior contagio de más menores, o la llegada de nuevas enfermedades o brotes de otras que parecían olvidadas en España; han encendido las alarmas de los poderes públicos. Y de esa manera se abre camino el debate sobre la necesidad de obligar por ley a vacunar a los menores, algo que sugirió no hace mucho tiempo el conseller de Salut de la Generalitat, Boi Ruiz, precisamente, ante el caso de Olot. Tenemos ante nosotros un dilema complejo que, sin embargo, según la inmensa mayoría de expertos médicos tendría que acabar por obligación con un aumento de la cobertura de vacunación en nuestro país.

Pero, ¿de qué expertos hablamos? ¿qué es el Comité de Bioética de España? Adscrito al Ministerio de Sanidad desde 2008, año en que fue creado, este órgano emite propuestas y recomendaciones de un conjunto de 13 'sabios', juristas, médicos, filósofos o biólogos de reconocido prestigio, y sus dictámenes e informes no son prescriptivos, sino de carácter consultivo. Pero esta vez, y sin que el Gobierno o cualquier otro organismo ejecutivo les haya pedido un pronunciamiento al respecto, han decidido que era momento de que su voz se oyera en relación a la vacunas. O mejor, sobre el rechazo a las mismas.

El caso es que desde este órgano y tras su Pleno del pasado día 19 de enero se aprobó́ un informe que no ha tenido difusión en los medios sobre los dilemas ético-legales derivados del rechazo a las vacunas. Y estos 'sabios' ven "adecuado" que se pueda imponer la vacunación obligatoria si las tasas de cobertura, que en la actualidad se sitúan en el 96 % en el calendario infantil, se reducen hasta el punto de que se pierda inmunidad en el grupo sin necesidad de esperar a que aparezca una epidemia o un brote.

¿Hay precedentes, casos en las administraciones hayan impuesto la vacunación? Sí, pero hubo un brote preocupante de sarampión. Ocurrió de manera excepcional en 2010 en Andalucía y la Junta tuvo que obligar a vacunar cuando un grupo de niños sin inmunizar por decisión de sus padres provocó un brote con medio centenar de contagios en Granada.

"Si nos fijamos, estamos hablando de un informe que parece más una herramienta de lobby a favor de la obligatoriedad de las vacunaciones que otra cosa. Un disparate porque hasta los expertos a favor de las inmunizaciones masivas prefieren "convencer" que imponer", asegura Miguel Jara, periodista y portavoz de la Asociación de Afectados x Vacunas, entidad desde la que aclaran que ellos no son 'antivacunas'. "Estamos a favor del derecho fundamental a la información en asuntos de salud. Intentamos vacunar contra la desinformación o la manipulación para que la ciudadanía pueda tomar decisiones con la mayor calidad posible", remacha.

Abunda sobre esta cuestión Francisco Almodóvar, abogado del bufete Almodóvar y Jara que asesora a la misma asociación: "Ante una emergencia es lógico que los tribunales en Europa donde la vacunación es libre se inclinan por vacunar en estos casos graves. Pero hay que distinguir. La clave está en el estudio y análisis de la literatura científica del momento. Hay vacunas más efectivas que otras. Unas de mayor calidad que otras. Y hay virus con mayor potencial que otros. En cualquier caso, las autoridades administrativas pueden declarar una pandemia a través de la Organización Mundial de la Salud y obligar a vacunar".

                                 

El informe que emitió el CBE, titulado "Cuestiones ético-legales del rechazo a las vacunas y propuestas para un debate necesario", enciende las alarmas ante la falta de regulación actual en materia de vacunas y va un paso más allá. Apuesta por anticiparse a una futura posición ciudadana contraria a la vacunación y apuestan por impulsar el estudio de la imposición de la vacunación al margen de epidemias o brotes. Y todo pese a admitir que en España el movimiento "antivacunas" no es "excesivamente relevante". 

Así, aunque este comité observa cómo la masiva vacunación resta importancia a la negativa de unos pocos padres que no vacunen a sus hijos, sí que advierten que si los poderes públicos "legitiman dicha actitud, podemos estar precisamente poniendo en riesgo la salud colectiva, ya que por debajo de determinados porcentajes el riesgo de contagio e incluso epidemia se incrementa notablemente".

OTROS PAÍSES Y RAZONES PARA EL RECHAZO

La legislación en España es bastante 'abierta' al respecto y deja la última palabra en esta materia a los padres a diferencia de lo que ocurre en países como EEUU, donde algunos Estados sí recogen una normativa de vacunación obligatoria. ¿Qué pasa en Europa? En la Unión Europea, la mayoría de los países no obligan a vacunar a los niños y los niveles de inmunización son similares a aquellos que sí lo imponen, como Grecia, Italia, Bulgaria, República Checa, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría, Polonia y Rumanía. ¿Con qué resultados? En Rumanía se dieron el último año la mitad de los casos de sarampión de toda Europa; la República Checa está entre los países más afectados por las paperas; e Italia tiene la incidencia más alta de tétanos. Cada cual, que juzgue.

Y luego están los casos de enfermedades concretas. Así, Francia y Letonia, obligan a todos a vacunarse de la difteria.

La postura expresada por el comité de expertos español sugiere la idea de un vacío legal en España en esta materia. ¿Es necesario legislar en materia de vacunación? "No hay tal ausencia de regulación. La industria quiere que la vacunación sea obligatoria. Pero ojo, solo haría falta una mayor regulación, en sentido contrario, si se eleva el nivel de protección y se obliga a vacunar en más situaciones. ¿En qué sentido? La administración pública debería controlar el sistema de patentes y el acceso de investigadores y ciudadanos a la información de seguridad de las vacunas que, a día de hoy, no es posible", apunta Francisco Almodóvar asesor legal de AfectadosXVacunas.

Los autores del informe que nos ha traído hasta aquí afirman que el debate sobre las vacunas encierra una gran paradoja. Mientras que la vacunación es la política de salud pública que más eficacia ha mostrado en la prevención de las enfermedades en las últimas décadas -salvan más de 2 millones de vidas al año-, es en los países en los que las tasas de vacunación han obtenido los mayores logros donde las vacunas son vistas con mayor sospecha. ¿Por qué? "Estimamos que poco más de la mitad de ese 5 % de niños que no se vacunan en nuestro país durante sus dos primeros años de vida se debe a que sus padres, voluntariamente, no han querido vacunarlos. Los llamados movimientos antivacunas siembran dudas acerca de la seguridad y la efectividad de esta política de prevención y provocan la negativa de algunos padres a vacunar a sus hijos. Dicha negativa plantea un conflicto de valores entre el derecho de los padres a la crianza de sus hijos según sus creencias y la seguridad sanitaria", dicen desde el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Pero por afinar, ¿debería ser obligatoria la vacunación como invitan a pensar los expertos del comité dependiente del Ministerio de Sanidad? Según asegura la AEP en un documento público de hace unos meses sobre vacunación infantil responsable, "la instauración oficial de una obligación legal de vacunar podría provocar sentimientos negativos hacia las vacunas en la sociedad. Por tanto, la AEP, en el momento actual, dada la incidencia de enfermedades infecciosas y las coberturas de vacunación actuales, no se manifiesta favorable a que las vacunas sean obligatorias por ley".

¿CUESTIÓN DE DERECHO INDIVIDUAL O DE SANIDAD COLECTIVA?

En último término el debate es legal. Los expertos del Comité Bioético de España colocan la salud pública por encima de la esfera individual de los derechos y constituye uno de los principales límites a los derechos individuales. "Las vacunas son un ejemplo de esta doble dimensión... los ciudadanos son titulares de un derecho de prestación que consistiría en el acceso a las vacunas que vengan recomendadas por el calendario vacunal y, al mismo tiempo, podría recaer sobre ellos el deber legal de vacunarse en orden a evitar la propagación de una epidemia con detrimento de la salud de la colectividad", afirman.

¿Cuál es el problema actual según el CBE? La ausencia de una norma sobre la vacunación obligatoria es "un déficit de nuestro sistema jurídico", en particular si se tienen en cuenta "algunos casos acaecidos recientemente en nuestro propio país", aseguran desde este organismo.

Según el abogado Francisco Almodóvar, "en nombre de la salud pública se han cometido numerosas irregularidades. Ambos conceptos, público y privado, tienen que convivir. Es necesaria la transparencia en los ensayos clínicos de las vacunas y que éstas no sean un negocio, si es que son tan importantes. Además, 'salud pública' también es atender a las personas que han sufrido reacciones adversas a las vacunas, que no son pocas y están desamparadas en España. ¿Cómo se hace en otros países? En USA, por ejemplo, tienen un sistema de compensación de daños por vacunas. En España la administración pública y los laboratorios se unen para negar sistemáticamente la mayoría o toda sospecha de reacción adversa a una vacuna".