Así es el putero español

De las prostitutas se sabe poco. Intuimos algunos de sus problemas, sabemos de sus reivindicaciones. Pero en la industria sexual hay un interrogante aún mayor: ¿Cómo son sus clientes? ¿Quién es y cómo piensa el putero español? Durante tres años un equipo de investigadoras ha radiografiado, investigado y entrevistado a puteros de toda España.

Diana García Bujarrabal / Qué.es 17 de abril de 2015

Siguiente Así es el putero español

La industria del sexo es un negocio boyante en España. Un negocio que florece a pesar de la crisis. Y esta bonanza no sería posible sin un actor tan esencial como poco estudiado: el cliente. ¿Qué lleva a un hombre a consumir sexo de pago? ¿Quiénes son y cómo piensan los puteros españoles?

Porque, sí: la inmensa mayoría del consumo de prostitución, casi la totalidad, son hombres. Según un informe del año 2007 elaborado por la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Oportunidades del Congreso de los Diputados en España existen unas 300.000 mujeres que ejercen la prostitución y el 99,7% de los clientes son hombres.

El hombre que consume sexo es precisamente el objeto de la investigación que durante más de tres años, entre 2011 y 2013, han realizado Águeda Gómez Suárez, Silvia Pérez Freire y Rosa María Vergudo Matés, y que ahora plasman en el libro 'El putero español', editado por Los Libros de la Catarata. "Nos pasó de todo, en algunos locales fuimos rechazadas, pero en general entre los hombres está muy normalizado, cuando ven que tú también normalizas no tienen problema en quedar contigo en una cafetería y contarte su experiencia", cuenta Águeda Gómez a Qué.es en una conversación telefónica

Del libro y la conversación desgranamos todo lo que podemos saber del putero español:

1.- Cada vez son más:

El putero español es cada vez más frecuente. O, dicho de otra forma, en los últimos años aumenta el consumo de prostitución. En el año 2003 la Encuesta de Salud y Hábitos Sexuales 2003 del INE señalaba que el 27,3 por ciento de los hombres había pagado alguna vez por servicios de prostitución. Mientras que una encuesta similar del CIS en el año 2008 elevaba este porcentaje hasta el 32,10%.

Estudios internacionales señalan además que el consumo en España es más elevado que en otros países europeos.

Para Águeda Gómez son varios los motivos que pueden explicar estas diferencias y aumento de consumo. Por un lado "el incremento de la oferta". "En el año 95 hubo un cambio en la legislación que permitió el asentamiento de las mafias". Se refiere Gómez a la despenalización de la prostitución que "convirtió a España en centro de organización de las mafias".

Por otra parte, señala factores culturales que hacen que "prevalezca la lógica de consumo".