Día Internacional contra la Violencia de Género: El control de las redes sociales, síntoma de machismo entre los jóvenes

Este martes se celebra el Día Internacional contra la Violencia de Género, un día en que se pretende concienciar a la población, y en especial a los más jóvenes, de la importania de la igualdad entre hombres y mujeres. Expertos señalan que con las redes sociales aumenta este machismo a base de un control de la pareja.

Beatriz Quiñones Díaz 25 de noviembre de 2014

Este martes se celebra el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, un día en que, como el resto del año, se pretende concienciar de la importancia de la igualdad de género entre hombres y mujeres. 

Este año la campaña de sensibilización va dirigida a los más jóvenes, ya que el porcentaje de adolescentes con un pensamiento machista se ha convertido en un problema social. Y es que hace unas semanas se publicó un informe del que se extraía que un 24% de los adolescentes andaluces consideran que el lugar de una mujer está en su casa, con su familia. 

"Se espera que cuando una mujer tiene hijos sea ella la que pida la baja en el trabajo y la que permanezca con ellos en la vivienda, al igual que ocuparse de las tareas del hogar y del mantenimiento del hombre", explica Yolanda Besteiro, Presidenta de la Federación Nacional de Mujeres Progresistas

Del mismo modo, más del 20% de los jóvenes creen que la mujer es más débil que los hombres, un 25% cree que las causas de la violencia de género son el alcohol y las drogas, el 50% cree que las mujer aguanta la violencia, y un 10% cree que el hombre debe tomar las decisiones "importantes" en la pareja

Estos datos se desprenden del Informe Andalucía Detecta, elaborado por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), y del Informe Social de la Juventud en Andalucía, realizado por el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), el Centro de Estudios Andaluces y la Consejería de Educación

Tras publicarse este informe, se destacó la baja percepción del riesgo de violencia machista que tienen el 30% de los adolescentes, que reconocen y aceptan el control en las entradas y salidas, en los móviles y en la forma de vestir de sus parejas. 

Así mismo, los resultados señalados, representativos para la comunidad andaluza, constituyen una muestra más del largo camino que debe aún recorrer la sociedad española en relación a la igualdad de género y la educación en valores. Aunque es importante tener en cuenta que no sólo educa el colegio, sino también la familia y los medios de comunicación. "Los jóvenes perciben una sociedad sexista, con roles y estereotipos", insiste la presidenta de Mujeres Progresistas.

La violencia de género continúa siendo un delito invisible. Para darnos cuenta de esta situación sólo hay que tener en cuenta algunos datos: 1 de cada 7 mujeres ha sufrido algún tipo de violencia física o psíquica a lo largo de su vida, al menos 1 de cada 4 mujeres han sufrido violencia de género durante el embarazo, y concretamente en España, en lo que va de año, 43 mujeres han fallecido a manos de sus parejas.

Los expertos empiezan a preguntarse por qué los jóvenes que han crecido en una sociedad más igualitaria que la de sus padres continúan repitiendo e interiorizando actitudes machistas que luego pueden convertirse en violencia de género.

Pero la cuestión es que es, según Besteiro, estos jóvenes viven aún en una sociedad machista porque "no han sido educados en una sociedad coeducativa. Para educarlos es importante el lenguaje, conocer la historia (como el movimiento feminista), cambiar el rol en los juegos infantiles (niñas con muñecos y niños con camiones, etc...)".

Por ello, durante toda esta semana se llevarán a cabo en distintas ciudades españolas multitud de iniciativas y actividades culturales, talleres y cursos con el objetivo general de mostrar el rechazo a la violencia de género y sensibilizar a la población contra esta lacra social.

Machismo a través de las redes sociales 

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionarse entre adolescentes, incluyendo también las relaciones de pareja. Aunque dichas tecnologías suponen una ventaja a la hora de comunicarse, también incrementan determinados riesgos, como el ciberacoso o el sexting (difusión de imágenes u otros contenidos sexuales o eróticos a través del móvil o de Internet). 

Hay jóvenes que controlan a su pareja a través de Whatsapp, sienten celos cuando la chica sale de fiesta o incluso imponen qué ropa debe llevar. El problema es que muchas mujeres lo toleran

"Las nuevas tecnologías son una herramienta más que utiliza el machismo. Lo utilizan para perpetuarse, para sacar provecho y beneficio de su condición", explica Yolanda Besteiro.

El estudio 'Evolución de la Adolescencia española sobre Igualdad y Prevención de la Violencia de Género' refleja un aumento en los últimos tres años del porcentaje en el reconocimiento de las adolescentes de haber sufrido situaciones de maltrato a través de las redes sociales. 

Según este informe, un 61% de las jóvenes han sido víctimas de la violencia machista a través del móvil y las redes, y un 25,1% dicen ser controladas por su pareja a través del móvil

A priori, para muchas mujeres, el ver que son controladas por sus parejas es considerado como una 'muestra de amor', pero en realidad es un mecanismo con el que ellos manejan su comportamiento. "El machismo ha adoptado nuevas fórmulas que parecen imperceptibles", señala la presidenta de Mujeres Progresistas.

Según Rocío Peces-Morera, psicóloga y directora de coordinación de Asociación Mujeres Unidas Contra el Maltrato (MUM), estas jóvenes no entienden que "ese control es el caldo de cultivo de la violencia de género". Este 'mito del amor' influye mucho en que se sigan estipulando estos roles (la mujer complace al hombre y el hombre debe ser más varonil) y que los celos de la pareja se vean como algo positivo, como una demostración de amor, porque en la sociedad se ha inculcado así.

Medios de comunicación como trasmisores de estereotipos

"Los medios de comunicación son uno de los principales y más potentes transmisores de los roles y estereotipos de género que suelen establecer la base de las relaciones no igualitarias y, por consiguiente las desigualdades de género", apunta Marta Álvarez, psicóloga de Fundación Salud y Comunidad.

La publicidad, los géneros musicales como el reggaeton, la gratuidad en las entradas a discotecas o los fenómenos literarios como '50 sombras de Grey' o 'Crepúsculo' refuerzan los estereotipos machistas y la posición sumisa de la mujer. En la saga 'Crepúsculo', la protagonista abandona todo por amor, por lo que, según Yolanda Besteiro, "esos son los estereotipos de amor que se trasmite a la juventud".

Hoy en día, las jóvenes "están muy influenciadas por el ideal de amor romántico y por los estereotipos masculinos y femeninos transmitidos culturalmente. Nos encontramos ante jóvenes que muestran dificultades para detectar situaciones de relaciones abusivas", señala Marta Álvarez.

Educar en valores para acabar con el machismo y la violencia

Simplemente durante el año pasado más de 180 menores fueron condenados por violencia de género. Además, tres de cada diez mujeres entre 16 y 18 años han sido alguna vez víctimas de acoso.

No existe un prototipo del joven machista ya que el maltrato psicológico y físico está presente en todos los estatus, ambitos y lugares del mundo. Aunque sí que existen factores de riesgo para ejercer esa dominancia y ese control, como son "la baja autoestima que incita a tener celos o creer en el 'ojo por ojo' (rencor)", indica Peces-Morera.

Desde Fundación Salud y Comunidad, añaden además que estos pensamientos no son únicamente el factor determinante para predecir que un joven sea un futuro agresor, sino que "hay otros agentes sociales, experiencias vitales y factores personales que influyen a la hora de decidir si ejercer o no violencia de género".

Para erradicarlo, Besteiro señala que es importante visibilizar la situación, tomar conciencia, que la escuela sea coeducativa, y que se eliminan los roles y estereotipos tradicionales. Así mismo, es importante que los agentes socializadores, como medios de comunicación, publicidad, el deporte, etc, actúen de manera activa. "Si esto no se hace así, lo único que se hace es disfrazar el machismo".

Peces-Morera explica que es necesario elaborar con estos jóvenes "otros modelos de relaciones igualitarios que les permitan disfrutar de las relaciones de pareja desde la igualdad, el respeto y la libertad". También, es importante llevar a cabo "políticas de igualdad, controlar la publicidad, erradicar la discriminación positiva y negativa en el mundo empresarial, etc...".