Google aplica su particular 'derecho al olvido'

El buscador ha comenzado a resolver las solicitudes recibidas a través de su formulario de datos. Más de 50.000 personas ya forman parten de un club que se ha creado un mes después de la resolución de Tribunal de Justicia Europea.

Javier García / Qué.es 1 de julio de 2014

Google aplica su particular 'derecho al olvido'
Foto: Google.

Google comienza aplicar la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo en la que está obligado a ejercer el derecho al olvido de los ciudadanos. Según el comunicado de la compañía, "se trata de un proceso nuevo" que responde a la orden judicial de la más alta instancia jurídica.

Este mecanismo se inicia un mes después de la sentencia, pero es la culminación de una larga batalla judicial iniciada en 2009. Mario Costeja, un español de 58 años, solicitó a Google en 2009 que retirase los enlaces de una serie de publicaciones en las que aparecía su nombre. Ahora, cinco años después, su lucha se ha visto recompensada y con ella la de más de 50.000 personas. Esa es la cifra que la compañía ha proporcionado, aunque se desconoce la nacionalidad de los solicitantes.

FORMULARIO DE PETICIONES

Tras el texto del TJE, Google puso a disposición de los usuarios un formulario con el que exponer que información debe ser eliminada de los motores de búsqueda de la compañía. Un escrito en el que se solicitan una serie de datos (nombre, apellidos, fotocopia del DNI o pasaporte) y los enlaces que deben ser retirados. Desde ePrivacidad, Verónica Alarcón, directora Jurídica y de Privacidad, indica que es un texto mejorable por distintos aspectos:

-No se informa del Artículo 5 de la Ley de Protección de Datos. Este párrafo recoge, entre otras cuestiones, que antes de recopilar una serie de datos debe informarse al usuario de la localización del fichero dónde será almacenado.

-Una vez cumplimentado no se envía una respuesta a la solicitud. Verónica Alarcón indica que la compañía manda un número de referencia que no está acompañado de los datos personales y que, por lo tanto, no puede ser presentado ante la Agencia Española de Protección de Datos. Un número de referencia no es suficiente para acreditar que has ejercicio ese derecho. Para poder reclamar en tutela ante el organismo es necesario certificar que te has dirigido al medio o al buscador.

Como bien informa la propia compañía, tras cumplimentar este formulario, se procederá a "evaluar cada solicitud de forma individual e intentar buscar un equilibrio entre los derechos de privacidad de los individuos y el derecho del público a acceder y distribuir información". De esta forma, y tras ser inspeccionada por el comité de evaluación, la solicitud será aceptada o denegada.

Al tratarse de un "nuevo proceso para Google", el método de actuación no se encuentra depurado al 100%. Uno de los errores más llamativos que encontramos al realizar la búsqueda de un nombre propio es el siguiente mensaje:

Este fragmento debe aparecer en los casos en los que el figurante haya solicitado la retirada de información, pero no si la búsqueda se refiere a una persona que no ha realizado esta petición.

¿SE ELIMINAN LOS DATOS REALMENTE?

La pregunta esconde una doble respuesta. Por un lado, la información no es accesible a través de un motor de búsqueda de Google en Europa, es decir, el enlace ha sido eliminado si accedes a la web desde www.google.es o cualquier extensión de un país del viejo continente. En este caso, la compañía acata sin problemas la normativa establecida y refrendada por el Tribunal de Justicia Europeo.

Por otra parte, según advierten desde ePrivacidad, localizar esa información no es complicado. Para encontrar un enlace eliminado para los motores de búsqueda europeos no es necesario cambiar de proxy, sino que es tan simple como entrar en un portal de búsqueda de Latinoamérica, como puede ser www.google.ve (la extensión de Google para Venezuela), y realizar la consulta.

¿CÓMO SE ACTÚA EN ESTADOS UNIDOS?

Google ha establecido un sistema similar al que se utiliza en Estados Unidos con temas relacionados con la propiedad intelectual, aunque con una actuación final distinta. En el país estadounidense, la búsqueda de documentos eliminados te enlaza a la queja presentada, por lo que cualquier usuario puede ver las razones por las que el propietario intelectual ha solicitado la actuación de la compañía, mientras que en Europa tan solo aparece el mencionado mensaje.

¿QUÉ SE RECOMIENDA AL USUARIO?

Verónica Alarcón asegura que, pese a ser un proceso con un amplio margen de mejora, "es recomendable rellenar la solicitud proporcionada por Google si un usuario quiere retirar un enlace que, a su modo de entender, recoja información personal y que ya no está vigente".

Además de cumplimentar este formulario, la directora Jurídica y de Privacidad de ePrivacidad, apunta que es aconsejable dirigirse al medio en cuestión y argumentar las cuestiones por las que requiere que ese texto sea retirado. De esta forma, el proceso puede resolverse en un menor plazo de tiempo.

En cuanto al resto de motores de búsqueda, antes de la resolución del TJE, empresas como Yahoo actuaban de una forma parecida al proceso de solicitudes que ha establecido Google, aunque en este caso las reclamaciones no deben realizarse desde un modelo web, sino a través de un correo electrónico.