Muertes en carretera durante Semana Santa: ¿Por qué han aumentado las cifras?

Hasta las doce de la noche de ayer, 35 personas fallecieron en las carreteras españoles desde el inicio de la operación especial de tráfico de Semana Santa, que comenzó el pasado 11 de abril según estipuló la Dirección General de Tráfico. Con esta cifra en la mano, nueve víctimas mortales más que en 2013, se produce en repunte respecto al año anterior. Pero, ¿A qué se debe este aumento? ¿Tiene algo que ver la nueva Ley de Tráfico? ¿O quizás ha sido cosa de la meteorología?

Jose Fernández/ Qué.es 22 de abril de 2014

Pese a la evidente tendencia a la baja de los últimos años, las muertes en las carreteras españolas parecen repuntar de nuevo. A pesar del buen tiempo que ha habido en la Península y ambas Islas durante la Semana Santa, el número de muertos en accidentes de tráfico ha aumentado de forma preocupante. Esta Semana Santa han perdido la vida en las carreteras 35 personas, en total nueve personas más que el año pasado.

La Dirección General de Tráfico (DGT) tenía previstos 12,5 millones de desplazamientos por las carreteras, la cifra más baja desde el año 2005. Esto significa que pese haber un número menor de viajes, algo aún por contrastar con datos oficiales, el número de muertos ha sido mayor.

Pero... ¿Qué ha podido suceder para que se cambie una tendencia que estaba siendo histórica? Según Mario Arnaldo, presidente de los Automovilistas Europeos Asociados (AEA), este repunte de la mortalidad se ha debido a una mayor ocupación de los pasajeros que llevan los vehículos.

"La tasa de mortalidad por vehículo que tenemos en estos momentos se encuentra en el 1,25. Esta cifra es algo más alta que la existía en el año 2009, cuando apenas superaba el punto. Las estimaciones de la DGT han sido erróneas ya que los desplazamientos por carretera han sido entre un 10 y un 15% superiores a los que tenían previstos", apunta Arnaldo.

La crisis ha provocado que muchos viajes, en vez de realizarse en varios vehículos, se acaben produciendo en sólo uno y eso hace que en caso de producirse un siniestro, la posibilidad de que haya muertes en un accidente es bastante más alto que en casos anteriores.

Sin embargo, ese no es el único punto a tener en cuenta a la hora de justificar el aumento de las muertes en carretera. El presidente de AEA destaca otros factores que han podido contribuir a un repunte de las cifras.

En primer lugar, el mal estado las carreteras de nuestro país. Automovilistas Europeos Asociados ya avisó el pasado mes de febrero de este aspecto. El informe elaborado por AEA, que abarcaba el periodo entre 2008 y 2012, denunciaba el "retraso en la necesaria actuación sobre las infraestructuras", con especial importancia en los puntos negros que siguen sin resolverse ni señalizarse.

Por otro lado, Arnaldo también ve como culpable de esta situación la falta de mantenimiento de muchos vehículos. "Es muy importante que los conductores tengan plena consciencia de que la seguridad debe ser lo primero. En eso no debe haber ningún ahorro. Este aspecto junto a los anteriores forman un peligroso cóctel explosivo que acaba por dar las cifras que hemos tenido", justifica.

El presidente de AEA, sin embargo, no cree que tenga que ver en este repunte de las muertes en carretera la nueva Ley de Tráfico. "No se está corriendo más. De hecho la situación actual es la contraria. Se ha disminuido la velocidad en circulación en nuestras vías, tanto en las carreteras convencionales como en las autovías y autopistas de peaje", concluye Arnaldo.

DIVISIÓN DE OPINIONES

Una opinión que difiere algo de la que tienen otros organismos. Este es el caso de la Asociación Española de la Carretera. Su director general, Jacobo Díaz, explica que no existe una relación directa entre el mal estado de las vías españolas y las cifras de muertes en Semana Santa.

"Las carreteras no están ofreciendo la seguridad que deberían ofrecer pero eso no significa que haya que ser tan dramáticos con una situación que viene siendo muy buena en los últimos años. Hemos conseguido estabilizar por debajo de los tres dígitos las muertes anuales en Semana Santa y eso ya es algo que no se debe olvidar. Que haya un repunte puede ser una anécdota pero para eso habrá que esperar, al menos, hasta el verano", concreta Díaz.

El director general de la Asociación Española de la Carretera expresa que es arriesgado sacar conclusiones sobre si los resultados son buenos o son malos. Desde el año 1960, no se tenían unas cifras de muertes en carretera durante Semana Santa como las que hubo en 2013. Díaz justifica su opinión señalando que el mal estado del firme de las carreteras provocaría, en cualquier caso, una menor velocidad de los conductores en sus desplazamientos.

Desde la Asociación Española de la Carretera sí que coinciden con AEA en que la movilidad ha sido fundamental para que se produzca un repunte de las cifras de muertos en accidentes de tráfico. "Era evidente que los desplazamientos iban a aumentar. El tiempo ha acompañado a los turistas y las previsiones de hosteleros son las que nos han permitido corroborar que las cifras de tráfico iban a ser mucho más altas que las que preveía la Dirección General de Tráfico. No hay que dejar de lado en todo este asunto que el Viernes Santo es uno de los días más trágicos del calendario en nuestro país", concluye Díaz.

A pesar de no establecer una relación directa de muertes y el estado de las carreteras en España, hace un par de semanas la Asociación Española de la Carretera lanzaba un estudio que mostraba como "necesaria" la inversión en las carreteras españolas. Según el texto, las vías que discurren por la red nacional se encontraban en su peor estado desde el año 1985, precisamente cuando este organismo realizó su primer examen sobre los tramos evaluados.

Después de evaluar más de 3.000 tramos por toda España, sería necesario reponer cerca de 300.000 señales, repintar marcas viales y de forma importante, revisar más del 80% de las zonas que se encuentran en rangos de poca iluminación. Las barreras metálicas también necesitan una mejora ya su estado, según la Asociación Española de la Carretera, es de "suspenso".

¿UNA CUESTIÓN PARA PREOCUPARSE?

Los datos que tiene la propia DGT focaliza el problema en otra dirección. La responsable general de Tráfico, María Seguí, explicó durante la presentación de la operación especial de Semana Santa, que alrededor de dos millones de vehículos circulan por las carreteras españolas con la denominada Inspección Técnica del Vehículo (ITV) caducada.

La máxima responsable de la DGT explicaba en esa presentación de la operación especial de Semana Santa que en lo que iba de 2014, la edad media de los vehículos implicados en accidentes de tráfico era mucho más antigua que la que se había dado en años anteriores.

Pero... ¿es algo circunstancial o se viene dando durante los últimos meses en las carreteras? Si nos centramos en las cifras recientes que ha facilitado la Dirección General de Tráfico, esta tendencia negativa empezó el pasado mes de marzo, cuando fallecieron 90 personas durante todo el mes. Ese dato supone 21 muertos más que en el mismo mes.

A pesar de estos datos, marzo fue el primer mes de 2014 en el que se registraba una subida de víctimas en accidente de tráfico respecto al año anterior. En enero y en febrero se redujeron los fallecidos en 20 y 23 personas, respectivamente.

Habrá que esperar al próximo periodo festivo para comprobar si la tendencia sigue siendo negativa o por el contrario no han sido dos malos datos. Mientras tanto la Dirección General de Tráfico sigue poniendo en marcha acciones para evitar que se incrementen las muertes en las carreteras. Esta Semana Santa se ha estrenado un radar Pegasus- que ya se utilizó en las mismas fechas de 2013- que permiten leer la matrícula de un vehículo a una distancia aproximada de un kilómetro desde el aire y detectar velocidades cercanas a los 360 kilómetros por hora.