El telescopio ALMA detecta una forma fantasmal en el lugar más frío del universo

La forma fantaslmal que ha detectado ALMA, llamada nebulosa Boomerang supone un hallazgo muy importante para los científicos que estudian la vida y muerte de las estrellas. La forma fría es una estrella que se refleja en los granos de polvo, algo que podría arrojar información sobre si existe otro Sol.

Qué.es 30 de octubre de 2013

El telescopio más potente del mundo, ALMA, situado en el desierto chileno de Atacama, ha detectado una forma de nebulosa brillante que alcanza los -272º, una temperatura más baja que la de las sombras de enfriamiento del Big Bang.

La forma fría que ha detectado el telescopio se parece a un boomerang que desprende gas de su cáscara, enfriándose a medida que fluye. Es un efecto similar al de los refrigeradores que expanden gas para generar bajas temperaturas y supone unas características parecidas al Sol.

La nebulosa Boomerang, que así lo han llamado, refleja su luz en los granos de polvo y se forma cuando una estrella moribunda, similar al Sol, pierde sus capas exteriores y deja una nube de gas detrás. Se piensa que es un tipo de estrella que brillará durante millones de años.

ALMA es un instrumento revolucionario que cuenta con 66 antenas de alta precisión a 5.000 metros sobre el nivel del mar, lo que permite a los científicos abrir una nueva ventana al descubrimiento del universo astronómico estudiando los componentes de las estrellas, los sistemas planetarios, la galaxia y el origen del cosmos.