Richard Gerver: "En Finlandia no hay exámenes y tienen el mejor sistema educativo de Europa"

En pleno debate tras la aprobación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y con la comunidad educativa de uñas en la calle, Qué.es pregunta al gurú de la educación Richard Gerver cómo cree él que deben ser las escuelas del mañana.

Diana Garcia Bujarrabal - Qué.es 22 de octubre de 2013

Sus vídeos en Youtube sobre educación sentaron cátedra, lo mismo que sus experiencias en Reino Unido al frente de colegios conflictivos que convirtió en centros ejemplares. Richard Gerver, actualmente cofundador de 'The International Curriculum Foundation', ayuda a las autoridades de todo el mundo a desarrollar nuevos sistemas de educación adaptados a unas generaciones que ya viven en el futuro. Esta semana viene a España para participar en la Feria de Educación Británica que se celebra en Madrid y Barcelona del 23 al 25 de octubre y organizada por el British Council y UK Trade and Investment (UKTI).

Existe ahora en España un gran debate en torno a la educación. La nueva ley aprobada incluye, por ejemplo, más exámenes. ¿Qué le parece?

A menudo uso una expresión: "El cerdo no engorda por aumentarle el peso". La educación no mejora a base de exámenes. Fíjate en Finlandia, prácticamente no les hacen pruebas a los estudiantes y tienen el sistema educativo más exitoso de Europa. Los exámenes nunca han elevado los estándares, en realidad, restringen el potencial. Necesitamos que los niños están inspirados para que aprendan. Recientemente, el ministro de Educación británico, Michael Glove, dijo que los exámenes eran importantes para motivar a los alumnos. Para mí eso es admitir que el sistema ha fracasado: los estudiantes deberían estar motivados porque aprender es relevante.

¿Cómo transmitir esa ilusión?

Hemos confundido el conocimiento con lo que vemos como 'hechos'. Recordar hechos ya no es tan importante. Steve Wozniak, el confundador de Apple, me decía recientemente que lo que enseñas no es lo importante, sino cómo lo enseñas. La educación ya no puede versar sobre lo bien que podamos conocer el pasado, sino sobre lo bien que podamos preparar el futuro.

Respecto a ese futuro, usted suele afirmar que nuestros hijos son una generación completamente nueva. ¿En qué sentido han cambiado?

Piensan de modo distinto, son más exigentes, están mejor informados y son más complejos como consumidores de lo que lo éramos nosotros. El mundo que les rodea cambia aun ritmo sin precedentes y se encuentran con una mayor presión emocional que nunca.

¿Cómo pueden padres y profesores salvar ese abismo que describe?

Debemos recordar que, al final, todos somos seres humanos. Tendemos a demonizar a nuestros hijos muy rápido porque su mundo es muy distinto, pero en el fondo todavavía necesitan ser amados y respetados. Las relaciones estarán siempre en el centro de nuestras vidas. Hemos de recordar eso.

Volviendo a la reforma educativa en España, sus detractores creen que ataca a los servicios públicos. ¿Cree usted que la educación debe ser un servicio público?

Creo que todo niño tiene derecho a una educación rica y valiosa y que la sociedad en su conjunto necesita comprender su responsabilidad para poner en marcha este sistema; las naciones deben alimentar el talento y el potencial dondequiera que esté y, para asegurar eso, debemos asegurarnos de a cada niño se le da la oportunidad de aprender. Me encanta el proverbio africano: "Se necesita toda una aldea para educar a un niño".

Y, ¿cómo se puede combatir el fracaso escolar? En España es un problema grave...

Necesitáis crear un sistema enfocado en las necesidades de los niños y los retos de futuro. Vivismo tiempos complejos que cambian exponencialmente... Durante demasiado tiempo la educación ha sido definida y controlada por políticos cuya agenda no tiene nada que ver con las de los niños. La educación debe ser algo más que el logro académico, necesita ser excitante y dinámica. Los ciudadanos del futuro deben ser capaces de adaptarse, cambiar y pensar por sí mismo. Para mucha gente joven, el sistema actual sencillamente no aporta nada.

¿Sería más relevante si se dotase a los alumnos con ordenadores o tablets?

No se trata de hardware. La tecnología es un fenómeno cultural; todos los niños deberían tener acceso a Internet... pero lo importante es comprender que son ellos quienes saben, y no tratar de controlarlos. Deberíamos permitirles usar sus propios dispositivos en la escuela. Pero instalar tecnología en las escuelas no crea por sí mismo un ambiente educativo del siglo XXI; la tecnología es una herramienta, no la respuesta.

¿Se debe reforzar la autoridad del profesor?

Los profesores deben ganarse el respeto, no solo esperarlo. Si un profesor es seguro y tiene naturalidad, si se centra en las necesidades de sus estudiantes y muestra preocupación y respeto, los estudiantes le corresponderán. El liderazgo basado en el miedo es el tipo más débil de autoridad.

¿Qué importancia le da usted a la competitividad?

La mayoría de la evidencia científica de la OCDE sugiere que los sistemas de educación más dinámicos del mundo se están apartando de los sistemas competitivos a medida que se descubre que la educación se desarrolla mejor a través de la colaboración. Es cierto que vivimos en un mundo competitivo, pero todas las buenas innovaciones parten de la colaboración y las organizaciones más exitosas de este siglo sitúan la colaboración como una estrategia central.

¿Y qué opina del juego?

Cuando somos niños, antes de los cinco años, aprendemos a un ritmo increíble; algunos expertos sugieren que aprendemos el 70 y el 75 por ciento de todo cuanto aprendemos en nuestra vida. Y es a través de juego o, como yo prefiero llamarlo, la exploración, la investigación, el preguntarse... entonces comenzamos a 'educar formalmente' a nuestros hijos y les decimos que jugar es una frivolidad, que nos es maduro... ¡y es entonces cuando desciende nuestro ritmo de aprendizaje! Esto es algo que compañías como Google,Facebook, Microsoft y Apple han descubierto hace algunos años y, por eso, el juego están en el corazón de sus estrategias de desarrollo. Por tanto, sí, el juego debería ser central.

¿Cuál cree que es nuestro mayor error hoy día?

Pensar que el único atributo de la inteligencia es la lógica y la habilidad para aprobar pruebas. Los grandes educadores saben que solo se aprende algo cuando se falla, cuando uno se da cuenta de que no sabe o no puede hacer algo. Hemos de revisar la forma en la que pensamos en la educación y en la infancia; lo importante no es el control, sino el 'empoderamiento', por desgracia muchos políticos no entienden esto.