Un ser mitológico domesticado

14 de julio de 2013

Hasta Hans Christian Andersen, las sirenas se dedicaban a embrujar a los navegantes para hacerles naufragar, pero el escritor danés se encargó de domesticar este pérfido ser mitológico para transformarlo en una linda muchacha, cuya cola de pez impedía sus amoríos. Siglo y medio después, Disney acabó de dulcificarlo inventando un final feliz para esta historia de desenlace trágico. Desde entonces, ...

Leer noticia completa en HOY.es