Detenido por robar un coche con un bebé de un año dentro

JUAN CANO 22 de julio de 2012

Salió del supermercado cargada con las bolsas y el carrito. Su primer paso fue dejar a su hijo de un año en la sillita del coche. El segundo, abrir el maletero para colocar la compra. Ese instante, tan cotidiano para cualquier familia, fue el que ayer aprovechó un ladrón para subirse en el vehículo y escapar en él a toda velocidad con el bebé dentro. Afortunadamente, no llegó muy lejos. Una patrulla de la Policía Local de Benalmádena lo detuvo al cabo de unos minutos después de que se metiera en un callejón sin salida, según ha podido confirmar el diario 'Sur'.

Todo comenzó en torno a las cinco de la tarde, cuando la mujer, una residente de nacionalidad irlandesa, salió de hacer la compra en un supermercado de Torremolinos. El robo se produjo en el aparcamiento de dicho establecimiento, donde tenía estacionado su vehículo, un Audi Q7.

Un ciudadano que presenció la escena fue quien dio la voz de alarma. Telefoneó a la sala del 092 de la Policía Local de Benalmádena para alertar de que un hombre había sustraído un todoterreno con un bebé en su interior.

Ante la gravedad de los hechos, se avisó a todas las unidades disponibles para intentar dar caza lo antes posible al ladrón. Mientras se dirigían hacia el lugar, las patrullas recibieron nuevos avisos con la dirección que había tomado el individuo, lo que les permitió centrar la búsqueda en una zona concreta del municipio costasoleño.

Callejón sin salida

El sospechoso tomó la avenida Antonio Machado y huyó hacia Benalmádena costa. Al parecer, para evitar una vía tan concurrida, se desvió por un callejón situado en el entorno de la plaza Solymar. Fue un error definitivo. No había salida.

Instantes después apareció una patrulla municipal que le venía pisando los talones. Según explicaron fuentes policiales, el sujeto, al verse acorralado, se bajó del todoterreno y trató de esconderse debajo de un coche estacionado en el callejón. Pero los agentes ya lo habían visto, así que fueron hacia él y lo detuvieron como presunto autor del robo. El arrestado es un joven de 21 años y de nacionalidad rumana.

Los policías locales comprobaron inmediatamente que el bebé se encontraba en su sillita, en perfecto estado. Minutos más tarde pudieron entregárselo a la madre, que aún se encontraba en estado de 'shock' por lo sucedido.

Otras fuentes consultadas subrayaron que este tipo de robos, donde el objetivo son vehículos de alta gama, suelen producirse por encargo o «a la carta», es decir, cuando ya se tiene comprador o cerrada su salida en el mercado negro.

Se da la circunstancia de que el pasado lunes, una mujer en Málaga capital estuvo a punto de sufrir un suceso similar. Un hombre se metió en su coche, donde también iba su hijo de corta edad, cuando estaba esperando en un semáforo. Solo la intervención de los dos ocupantes de la furgoneta que estaba parada detrás impidió que el individuo consumara el robo. Ambos ciudadanos retuvieron al presunto ladrón, de 42 años, hasta que llegó la policía y lo arrestó.