Javier Krahe: "Si me condenan me exilio en Francia"

Javier Krahe y la productora del programa Lo + Plus Montserrat Fernández Villa se han sentado en el banquillo de los acusados por un presunto delito contra los sentimientos religiosos por aquel cortometraje realizado por el cantautor y Enrique Seseña en los años 70. Krahe ha manifestado que si finalmente resulta condenado se exiliará en Francia y, durante la vista, ha defendido su derecho a la libertad de expresión.

Qué.es / EP 28 de mayo de 2012

Tranquilo y con ganas de irse de cañas. Así ha salido el cantautor del Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid, en el que se ha sentado en el banquillo acusado por el Centro Jurídico Tomás Moro de ofensas a los sentimientos religiosos por un cortometraje que realizó en 1978 bajo el título 'Cómo cocinar un crucifijo'.

Javier Krahe y la productora del programa Lo + Plus Montserrat Fernández Villa se han sentado en el banquillo de los acusados por un presunto delito contra los sentimientos religiosos por aquel cortometraje realizado por el cantautor y Enrique Seseña en los años 70.

El corto fue emitido el 15 de diciembre de 2004 en el programa Lo + Plus y en el se mostraba cómo un crucifijo era troceado, untado con mantequilla y metido en un horno "saliendo el tercer día en su punto".

Tras la emisión, el Centro Jurídico Tomás Moro presentó una querella criminal por escarnio de las creencias religiosas en virtud del artículo 521.1 del Código Penal. A Javier Krahe y a Montserrat Fernández se les impusieron fianzas de 192.000 y 144.000 euros, respectivamente.

Este lunes, a su llegada a los juzgados, Krahe ha manifestado que si finalmente resulta condenado se exiliará en Francia y, durante la vista, ha defendido su derecho a la libertad de expresión, según han indicado fuentes jurídicas a Europa Press.

Por su parte, Endika Zulueta, abogado de Montserrat Fernández, ha remarcado durante el juicio que se trata de un proceso que vulnera los derechos fundamentales "como el derecho a la libertad de expresión, al de recibir información y el derecho a la creación artística".

El abogado ha explicado que la entrevista se realizó basándose en cuestiones mediáticas, por tratarse de un personaje público, ya que en aquel momento se había editado un CD homenaje, y que "en ningún momento hubo intención de ofender".

"Aquí no hay ningún delito y esperamos que sea el último juicio por expresar un sentimiento. La Iglesia no puede seguir utilizando valores en los que algunos no creen", ha concluido Zulueta.

Mientras, el presidente del Centro Jurídico Tomás Moro se ha mantenido en la acusación contra los procesados, ya que "el contenido directo e indirecto del vídeo afectaba a los sentimientos religiosos y a parte importante de la población".

De hecho, la asociación ha solicitado que se condene al cantautor a una multa de 144.000 euros. Tanto en el caso de Javier Krahe como en el de Montserrat Fernández, el fiscal ha reclamado que se les absuelva al estimar que no hay delito.

A la salida, Krahe se ha declarado "tranquilo" y con ganas de irse "a tomar unas cañas con sus amigos". En cuanto al juicio, ha acusado al Centro Jurídico de "mentir" y ha rematado: "No esperaba menos de quien defiende una causa tan indefendible".