El Día de Todos los Santos también se celebra fuera de los cementerios

Halloween está conquistando cada vez más las fiestas de nuestro país, pero todavía quedan muchos lugares donde perviven las tradiciones. El Día de la Mochila, las castañadas o la Fiesta de los Tosantos, son algunos ejemplos muy alejados de la tradicional imagen de gente visitando los cementerios.

Qué.es 29 de octubre de 2011

El 1 de noviembre se instauró con objeto de compensar cualquier falta a las fiestas de los santos a lo largo del año por parte de los fieles. La fiesta religiosa se remonta al 2 de noviembre del año 980, fecha en la que el abad francés San Odilón instauró por primera vez una festividad con el fin de orar por los fieles fallecidos.

Dentro de la tradición católica, es costumbre realizar una visita al lugar donde yacen los seres queridos dejando flores en las tumbas y rezando por ellos. Pero, hay otras formas de celebrar, incluso con humor, esta festividad.

Cádiz tiene la Fiesta de los Tosantos

Los tenderos y propietarios de puestos en los mercados disfrazan sus mercancías, según www.hotel.info. Cerdos, conejos, pollos, frutas y verduras se transforman en famosos personajes y presentan escenas cómicas sobre temas de actualidad.

El Día de la Mochila, en Ceuta

Se celebra el 1 de noviembre y consiste en pasar todo el día en el campo, para lo cual se lleva una mochila con bocadillos, frutas y frutos secos. El origen procede de la antigua costumbre de visitar los cementerios para llevar flores a los difuntos y permanecer todo el día con ellos.

Castañadas en varios puntos de España

Cataluña celebra la Festa de Tots Sants durante la madrugada del 31 de octubre al 1 de noviembre y se consumen castañas, boniatos, dulces típicos (panellets) y moscatel. Se suele representar con la figura de una castañera: una mujer mayor, vestida con ropa pobre de abrigo y un pañuelo en la cabeza delante de un puesto callejero asando castañas.

Asturias también le rinde su particular homenaje a este alimento. Tradicionalmente se realiza una peregrinación a las montañas en la que se recolectan las castañas, que luego se comen asadas acompañadas de sidra y el sonido de gaitas y los tambores alrededor de una hoguera. Al finalizar la fiesta, las castañas que sobran se suelen tirar al suelo diciendo: "¡Esto ye pa que xinten los difuntos!" (Esto es para que coman los difuntos).

Otro pueblo que celebra el 1 de noviembre en el campo es Baños de la Encina (Jaén), pero en este caso el origen de la celebración es muy distinto. La causa fue la antigua costumbre por la que durante los días 1 y 2 de noviembre las campanas de la iglesia estaban día y noche repicando. Para evitar tanto 'estrés', los los habitantes de la localidad se iban al campo para no oírlas con un buen arsenal de comida y bebida.

Una feria con mucha historia

La Fira de Tots Sants de Cocentaina (Alicante) es una concentración lúdica y comercial creada en el año 1.346 tras un privilegio real concedido por Pedro IV de Aragón al Conde de Cocentaina, Roger de Llúria. Es la segunda feria por antigüedad de España y dispone de diferentes zonas dedicadas al sector agrícola, zoco árabe, mercado cristiano, feria de animales y atracciones infantiles.