LA INDUMENTARIA

19 de septiembre de 2011

La manera de vestir, incluida la de vestir el cargo, siempre ha sido una señal de jerarquía. Los uniformes, que son los que más diferencian, contradiciendo su nombre, y los hábitos, que no siempre hacen al monje, son pistas de identificación. Hace como cuarenta años o cosa así que están desapareciendo, pero quedan huellas. Ahora casi todo el mundo se disfraza de pobre. Únicamente los que lo son de...

Leer noticia completa en eldiariomontanes.es