COTILLEOS

11 de julio de 2011

Ya sabe usted que hace algunos días entregaba sus premios anuales la Academia de la Televisión, premios siempre discutibles pero rara vez injustos. La cosa es que, en la resaca de la ceremonia, los náufragos van llegando a la costa y le cuentan a uno detalles que a veces son para reír y a veces son para llorar. Por ejemplo: decepción general con los canapés de la fiesta, porque, hombre, vale que e...

Leer noticia completa en HOY.es