Pajín asegura que no hay ninguna prueba de que el origen de la infección esté en España

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha asegurado hoy que hasta la fecha "no hay ninguna prueba, ni evidencia" de que haya sido en España donde se ha producido la contaminación de los pepinos que ha causado la muerte a diez personas en Alemania.

Madrid, EFE 30 de mayo de 2011

En declaraciones a Telecinco, Pajín ha explicado que no se ha demostrado que el brote infeccioso "tenga origen en ninguna hortaliza que haya procedido de España", aunque por el momento, ha señalado, no se sabe dónde se ha producido "el problema".

"Por eso España, desde el primer minuto, ha hecho dos cosas: colaborar con el Gobierno de Alemania y con la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria para estudiar toda la cadena", ha dicho la responsable de Sanidad, quien ha detallado que, desde que un producto alimenticio sale del país, pasan por distintas fases hasta que llega al consumidor.

Además, Pajín ha señalado que se ha "abierto el campo de investigación, porque parece evidente que no sólo hay un problema con los pepinos que vienen de España".

"Siempre hemos dicho y hemos exigido a Alemania que hasta que no hubiera pruebas no acusara, entre otras cosas, porque crear alarma y afectar a productores de otro país sin tener ninguna evidencia me parece irresponsable", ha opinado.

La ministra ha insistido en que los consumidores españoles deben estar tranquilos.

"España ha puesto desde el primer minuto todos los mecanismos para que los ciudadanos que consumen verduras puedan hacerlo con toda garantía", ha dicho Pajín, quien ha señalado que el Gobierno ha pedido a Alemania que "acelere la investigación para poder conocer con rotundidad y evidencia" el origen de la contaminación.