Informe Pisa: España mejora su nota en lectura

El Informe PISA 2009 arroja una mejora en la comprensión lectora de los alumnos españoles, si bien la puntuación se mantiene aún por debajo de la media de los países de la OCDE.

7 de diciembre de 2010

Vídeo: Europa Press

El nivel de comprensión lectora de los alumnos españoles en el informe PISA 2009 se sitúa en los 481 puntos, doce más que en la última edición (2006), aunque se sigue situando por debajo de la media de la OCDE (493 puntos). De esta manera, España vuelve a recuperar el nivel de 2003, pero no el de 2000, que fue el año de mejores resultados, con 493 puntos.

Esta es una de las principales conclusiones de los resultados de España en el Informe PISA 2009, que ha sido presentado este martes por el secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Mario Bedera. Esta edición, que mide las competencias de alumnos de 15 años en Matemáticas, Ciencias y comprensión lectora, se ha vuelto a centrar en esta última, al igual que en el año 2000.

Otro de los datos relevantes de este informe es que España tiene un porcentaje de repetidores "muy superior" a la media de los países de nuestro entorno, ya que alcanza el 36 por ciento, y que estos alumnos tienen bajo nivel a pesar de haber repetido curso. En los países con menos repetidores, como Finlandia, este dato sólo llega al 5 por ciento.

25.000 ESTUDIANTES ESPAÑOLES

Este estudio comparativo, internacional y periódico evalúa el rendimiento de los alumnos de 15 años, al finalizar la etapa escolar obligatoria, a partir de la evaluación de ciertas competencias. Cada país examina entre 4.500 y 10.000 estudiantes de 15 años, pero en España, como las comunidades autónomas están interesadas en tener datos representativos de su alumnado, la muestra llega hasta los 25.000 estudiantes de centros escolares públicos y privados.  

España participa en este informe desde 2000. En 2003, tres comunidades autónomas --Castilla y León, Cataluña y País Vasco-- ampliaron muestra para obtener sus propios datos; en 2006 se sumaron Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Galicia, La Rioja y Navarra; y en 2009, Baleares, Canarias y Madrid y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Se evalúa la capacidad de los alumnos para aplicar los conceptos que han aprendido durante su escolarización y no asignaturas ni materias concretas.