Google y su traductor de poesía: ¿Puede una máquina hacer versos?

Google quiere mejorar su traductor y para ello se plantea el reto más difícil: ¿sería capaz su sistema de traducir poesía? Es más, ¿es posible?

Diana García Bujarrabal - Qué.es 20 de noviembre de 2010

"No perdono a la muerte enamorada/ no perdono a la vida desatenta / no perdono a la tierra ni a la nada". En plena celebración del año de Miguel Hernández, ¿cómo traducir a otros idiomas estos versos del poeta? ¿Cómo reflejar en chino o en ruso no sólo el drama de la muerte del amigo, sino la cadencia, el llanto en el ritmo de los versos? ¿Y si esta traducción además tuviera que hacerla una máquina?

Lejos de arredrarse, los ingenieros de Google ya están trabajando en el proyecto. El pasado mes de octubre presentaron la llamada 'Poetic Statistical Machine Translation' (cuya traducción sería algo así como 'Traducción automática estadística de poesía'), un sistema que propone investigar los límites de la lingüística computacional para lograr lo que para el traductor humano es ya una gesta: reflejar en otro idioma la musicalidad de los versos sin traicionar el fondo, lo que dice el poema.

Los propios ingenieros de Google reconocen la dificultad de la empresa recordando la definición del poeta estadounidense Robert Frost: poesía es lo que se pierde en la traducción. "También Rilke ofrecía una definición de poesía similar y, sin embargo, yo ya llevo seis libros suyos traducidos", objeta Jesús Munárriz, poeta y director de la editorial Hiperión..Y añade: "La gran poesía universal la hemos conocido gracias a las traducciones, ¡imagínate que hubiéramos tenido que leer a Homero en griego!".

Sin embargo, Munárriz no cree que una máquina pueda llegar nunca a traducir correctamente. "Como teoría de trabajo está bien, pero creo que es imposible; cualquier traducción actual de Google es horrible", afirma.

POESÍA Y MATEMÁTICAS

La posibilidad de traducciones de poesía basadas en Inteligencia Artificial remiten a la idea de que el ritmo o la métrica no son sino combinaciones en el lenguaje. Esto es, matemáticas Las vanguardias coquetean ya con esta hipótesis con claros precedentes como el 'Oulipo' y los 'Cien billones de poemas' de Raymond Quenau, que utiliza todas las combinaciones posibles de los versos en un soneto.

La aplicación de la informática no es sino un paso adelante. Pero no todo parece cuestión de números... "Desde el principio se ha intentado que la máquina emule al poeta. En realidad, se recupera el sentido etimológico de la palabra 'poesía', que en griego significa creación. El día que las máquinas puedan hacer poesía, sabrán crear", apunta Gonzalo Escarpa, poeta y director de la escuela de creación La Piscifactoría.

¿El fin de la raza? ¿La rebelión de las máquinas? Eugenio Tiselli, artista digital y precursor en España del trabajo poético asistido por ordenador (su sistema 'Poesía Asistida por Computadora, disponible en motorhueso.net/pac, es todo un revulsivo cibernético frente a la falta de inspiración), pone las cosas en su sitio: "Ya va siendo hora de dejar de tener miedo a que las máquinas nos suplanten. Esto es un mito que no se sostiene: las máquinas y sus procesos son invenciones humanas, y mientras que no logremos entender qué es lo humano (la inteligencia, las emociones, la conciencia) no tendremos la capacidad de inventarnos un sustituto para hacer ciertas tareas no mecánicas, como la traducción".

FONDO, FORMA, y 'MONO NO AWARE'

Lo cierto es que el documento de Google deja claro que los resultados son todavía muy pobres. Los investigadores realizan un experimento en 2009 con un traductor inglés- francés al que se añaden hasta 210 modelos de ritmo y métrica distintos en función del género deseado (si se trata de verso blanco, de un haiku...). Al aplicar el modelo sobre un texto de Oscar Wilde, de 109 estrofas originales sólo se pudieron traducir 'correctamente' 12.

"Parece que en el estado actual de la tecnología uno debe efectivamente elegir entre fondo o forma", apuntan los autores de la investigación. En realidad, se trata del mismo problema al que se enfrenta el traductor humano... "No es fondo o forma; son los dos", dice Munárriz, que apunta además a otros elementos extralingüíticos. "En el caso del Haiku, por ejemplo, no se trata sólo de la medida, 7-5-7, sino que tiene que incorporar llamado 'mono no aware', el sentimiento de fugacidad del tiempo de la tradición japonesa. Vete tú a explicarle eso a una máquina", explica.

Escarpa, por su parte, considera que "para ser un buen traductor es imprescindible ser un buen poeta". En este sentido, aunque "hay máquinas que hacen poemas", Tisseli precisa también que "éstas no pretenden sustituir a los poetas... aunque no estaría mal en mucho casos".

Al final, traducción mediante o no, para que las máquinas hicieran buenos versos sería preciso poder explicarles qué es la poesía exactamente. "¡Ya lo tengo! Lo que no puede hacer una máquina. Eso es poesía", concluye Escarpa.

Temas

Servicios recomendados

Aviso legal

Copyright © Titaniun Gourmet, S.L, Madrid. 2013. Datos registrales: constituida en Madrid e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid el 19 de julio de 2011 al Tomo 29049, Folio 73, Sección 8, Hoja M 523089, inscripción 1ª - C.I.F.: . B- 86237815 con domicilio social en Calle Alfonso XI, 4 y correo electrónico de contacto webque@que.es. Incluye contenidos de la empresa citada, del diario Qué Copyright © Titaniun Gourmet S.L., y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.