¿Qué requisitos se piden para ser controlador aéreo?

El pulso de los controladores aéreos con Aena y el Gobierno, además de quitarle el sueño a los viajeros, pone en el candelero una de las profesiones mejor pagadas. ¿Sabes qué se necesita para ser controlador aéreo?

Qué.es 5 de agosto de 2010

Tal y como explica la propia página de Aena, para ser controlador áereo no se requiere una inteligencia especial, aunque sí una gran responsabilidad y resistencia al estrés, puesto que de su trabajo dependen muchas vidas. El trabajo consiste fundamentalmente en ordenar los vuelos de forma que se evite que dos vuelos no ocupen nunca el mismo espacio aéreo al mismo tiempo. Para ello los controladores reciben una formación específica que tradicionalmente se ha impartido en Senasa, un organismo dependiente del Ministerio de Fomento.

Lo más complicado es precisamente acceder al curso. Si se supera este primer escollo el trabajo es prácticamente seguro puesto que las plazas ofrecidas (144 en la convocatoria de este año) se adaptan a la oferta de empleo de Aena. Para presentarse se necesita ser mayor de 18 años, ser español o de un país comunitario y tener una diplomatura o una licenciatura. En las pruebas de acceso es fundamental poseer un buen nivel de inglés, en las pruebas se exige fluidez en el idioma. Además, los aspirantes deberán pasar un test psicotécnico, un test de personalidad, una entrevista personal y un exhaustivo reconocimiento médico centrado sobre todo en la agudeza visual.

Los cursos en Senasa implican un importante desembolso: entre 45.000 y 60.00 euros; aunque existen becas y el organismo ofrece la posibilidad de mediar para lograr créditos blandos para los alumnos que lo deseen. Si además se cuenta con que el sueldo anual de un controlador aéreo oscila entre los 200.000 y los 300.000 euros al año, salen las cuentas.

La formación dura 18 meses está dividida en una parte teórica y otra práctica. En la teórica se abordan materias como Derecho Aéreo, Reglamento de Circulación Aérea, aeronaves, meteorología aeronáutica, navegación aérea o comunicaciones, entre otras. La parte práctica consiste en el entrenamiento en simuladores de torre de control y de radar. Además, la formación se complementa con visitas, conferencias y estancias en distintas dependencias de control.

Una vez superado el curso selectivo, la Dirección General de Aviación Civil expide una licencia provisional de controlador aéreo. La licencia definitiva se obtendrá cuando en la dependencia de los Servicios de Tránsito Aéreo a la que se haya sido destinado el nuevo controlador consiga, tras un período de entrenamiento relacionado con las operaciones de control de tráfico aéreo específicas de esa dependencia, la "habilitación local".

PRIMER CURSO PRIVADO

La futura liberalización de los controladores aéreos empieza a hacerse notar. La Universidad Camilo José Cela ha dado el primer paso y se convertirá en la primera institución privada que dará formación a los controladores. Así lo anunció el rector de esta universidad, Rafael Cortés Elvira, durante el I Encuentro Universidad-Empresa sobre Transporte y Logística. En su intervención, Cortés Elvira aseguró que la primera promoción de controladores aéreos estará lista para empezar a trabajar a principios del próximo año. "Sabemos que es un momento difícil para este sector -subrayó Cortés Elvira-, pero hemos decidido entrar en la formación de los controladores aéreos".

El coste del curso en la institución privada oscilará entre los 45.000 y los 50.000.