LA BODA

22 de junio de 2010

Una boda es una boda. Aquí, y en Estocolmo. Y la de la princesa Victoria de Suecia, este sábado, no ha hecho sino confirmarlo. La boda es el beluga de los acontecimientos sociales. Y si encima es boda real, un beluga Almas albino. El top del top, sí... Pero que al final termina igual que todas las bodas: deconstruida y diseccionada en cualquier peluquería de barrio. De la boda de Victoria me ha gu...

Leer noticia completa en eldiariomontanes.es