El necrófilo mañoso

13 de junio de 2010

En todos los pueblos hay un tonto y una fuente. En verano, durante las romerías que suceden a la procesión de la Virgen, es habitual que ambos elementos confluyan y el primero acabe dentro de la segunda. Cosas del mocerío, que hace la gracia. Ja, ja, es para morirse de risa. El alcalde y el maestro no comparten el chiste, pero miran para otro lado porque comprenden que los mozos del agrario tienen...

Leer noticia completa en HOY.es