Una ley que prohíbe juguetes y vídeos bélicos entra en vigor en Venezuela

Una ley que prohíbe los juguetes y videojuegos bélicos entró hoy en vigencia en Venezuela, en la cual se establece que quienes promuevan la compra o uso de dichos juegos serán sancionados con multas o, incluso, con penas de entre tres y cinco años de prisión.

Caracas, EFE 3 de marzo de 2010

Una ley que prohíbe juguetes y vídeos bélicos entra en vigor en Venezuela
El diputado Wilmer Iglesias señaló que Con la Ley de Prohibición de Videojuegos Bélicos y Juguetes Bélicos "Venezuela da un paso muy firme en procura de una sociedad más sana y pacífica". EFE/Archivo

Con la Ley de Prohibición de Videojuegos Bélicos y Juguetes Bélicos "Venezuela da un paso muy firme en procura de una sociedad más sana y pacífica", señaló hoy el diputado Wilmer Iglesias.

Iglesias insistió en que esta ley "está dirigida exclusivamente a aquellos juegos o videojuegos basados en la violencia, en la agresión y en el uso de armas de fuego que tienen por objetivo la destrucción de otro ser viviente".

"No pretendemos que una ley como esta vaya a resolver definitivamente el problema de la violencia en el país, pero sí queremos destacar que será un elemento importantísimo en la formación pacífica de nuestros niños y adolescentes, futuros hombres y mujeres del país", agregó.

Tras una "vacatio legis de 90 días", ya que fue publicada en la Gaceta Oficial el pasado 3 de diciembre, la norma "tiene como objetivo prohibir el uso de juguetes y videojuegos bélicos que inciten la violencia y que se basen en la agresividad", destacó.

Iglesias señaló en declaraciones a la agencia estatal de prensa ABN que él y otros diputados, que participaron en la redacción del texto de la ley, han sido invitados por diversos países "para realizar foros que permitan la promulgación de una herramienta jurídica como esta".

"Varios Gobiernos de la región han demostrado su interés en conocer la metodología empleada para la redacción del instrumento legal", dijo, aunque solo identificó a Argentina entre las naciones que han expresado tal interés.

La norma establece que quienes "por cualquier medio promuevan la compra o uso de dichos juegos serán sancionados con multas" por diferentes montos, y también prevé penas de entre tres y cinco años de prisión para quienes "los importen, fabriquen, vendan, alquilen o distribuyan".

La ley impulsará la corresponsabilidad de quienes como padres y representantes de menores "tendrán que asumir su cuota de responsabilidad en la consolidación de una familia sana, como institución primordial de la sociedad", dijo Iglesias, y añadió que ello contribuirá a plasmar "valores constitucionales de paz, solidaridad, bien común y convivencia".

El diputado venezolano recordó que en países como Japón se han efectuado estudios que, por ejemplo, vinculan los suicidios infantiles y juveniles al uso de este tipo de juegos y vídeo juegos "de alto contenido violento".