El Tyrannosaurus Rex tuvo un antepasado enano

El Tyrannosaurus rex, el más feroz y grande de los dinosaurios, tuvo un antepasado casi 100 veces más pequeño que existió millones de años antes, reveló un informe publicado hoy por la revista Science.

EFE 17 de septiembre de 2009

El Tyrannosaurus Rex tuvo un antepasado enano
Fotografía del esqueleto de un Raptorex Kriegstein, un antepasado del Tyrannosaurus rex que existió millones de años antes, según reveló un informe publicado este jueves por la revista Science. Foto:EFE.
Según científicos de la Universidad de Chicago y de la National Geographic Society se trata del Raptorex Kriegsteini, que tenía las mismas características, pero de apenas tres metros de largo y un peso similar al de un hombre actual.

En comparación, el Tyrannosaurus rex, que sembró el terror en la película "Parque Jurásico", tenía el tamaño de un autobús y reinó sobre los dinosaurios más pequeños durante el Cretáceo.

Este dinosaurio carnívoro tenía una cabeza que medía 1,2 metros de largo, con una quijada de 1,2 metros que evolucionó hasta alcanzar la mayor eficiencia en la tarea de destrozar los huesos de sus presas.

Los huesos fósiles señalan que en posición vertical y sobre sus extremidades inferiores medía 12 metros y de largo tenía entre 4,6 y 6 metros, con una poderosa cola que le permitía desplazarse rápidamente.

Según algunos científicos, el terrible depredador, que vivió durante la última etapa del Cretáceo en algunas regiones de Norteamérica y Asia, podía engullir 250 kilogramos de carne de una sola vez. Los últimos ejemplares de ese enorme animal se extinguieron hace 65 millones de años.

Pero 60 millones años antes del reinado del T. rex, existía en las planicies de Asia lo que tuvo que ser su antepasado, el Raptorex, que morfológicamente era igual, pero casi 100 veces más pequeño.

"Eso es asombroso", manifestó Paul Sereno, científico de National Geographic Explorer en una teleconferencia en la que describió el hallazgo de sus huesos fósiles y la similitud de ambos dinosaurios.

"No existe ningún ejemplo de otro animal que haya evolucionado para medir casi cien veces más", añadió.

Los huesos fosilizados del Raptorex fueron descubiertos por Henry Kriegstein, un coleccionista privado, quien los compró a una persona que los excavó ilegalmente en algún lugar de Mongolia, según señala el informe.

Los investigadores examinaron el cráneo, los dientes, la nariz, la espina dorsal y las patas traseras del fósil, para compararlos con los ya existentes del T. rex.

En su análisis determinaron que el ejemplar murió cuando tenía unos seis años y que "todo su esqueleto depredador" era una versión casi 100 veces más pequeña de su enorme descendiente.

Según los científicos, el hallazgo de ese pequeño T. Rex es una demostración de que las características físicas no desaparecieron con la evolución de los depredadores prehistóricos.

Por el contrario, estuvieron siempre presentes para mejorar la eficiencia de la alimentación en los dinosaurios de todos los tamaños del Cretáceo, señalaron.