Proponen subir los impuestos a la 'comida basura'

La investigadora de la Universidad de Navarra Maira Bes-Rastrollo ha planteado como una fórmula para favorecer una alimentación saludable entre los ciudadanos que se aplique una subida de impuestos a la 'comida basura' y una subvención para los productos de la dieta mediterránea.

EFE/Nacho Carretero 17 de septiembre de 2009

Proponen subir los impuestos a la 'comida basura'
La especialista ha hecho esta propuesta después de dirigir un estudio entre 17.000 graduados universitarios que concluye que para estos la dieta mediterránea puede ser más saludable pero también más cara que la 'americanizada'.

Los voluntarios rellenaron un cuestionario semi-cuantitativo de frecuencia de consumo de alimentos, en el que se incluían 136 agrupados en 30 categorías, especificando la cantidad consumida en gramos por día, y a partir de esta información se calculó el coste de los alimentos según los datos oficiales disponibles.

Además, los autores, precisa la Universidad en un comunicado, recurrieron a un sistema validado de puntuación para identificar si los participantes seguían una dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, pescado, legumbres, frutas, verduras y hortalizas, o un patrón denominado 'americanizado', con predominio de grasas, azúcar, carne roja, comida rápida, bebidas azucaradas carbonatadas y bollería industrial.

"La conclusión fue que una mayor adhesión al patrón mediterráneo se asocia con mayores costes y al contrario", además de que un menor gasto en la compra se vincula a un mayor consumo de alimentos con "densidad energética alta" y con el "picoteo".

SUBIR EL IVA A LAS HAMBURGUESAS

Para hacer efectiva esta propuesta se podría elevar el IVA de hamburguesas y similares(actualmente en el 7%) y bajar el de los productos saludables hasta el 4%, que es el IVA que se aplica a los alimentos de primera necesidad.

De esta manera, la dieta mediterránea sería igual o más barata que la comida rápida y el ahorro en la alimentación no supondría un perjuicio para nuestra salud.

Y es que lo datos demuestran que los españoles estamos acudiendo más a los establecimientos 'fast-food' desde que comenzó la crisis.

El pasado verano las ventas de Burger King crecieron un 5,7% mientras que McDonalds abrió 16 tiendas y creó 800 empleos en plena recesión, según datos de las franquicias.

Ayudar a los alimentos saludables puede impedir fenómenos como el estadounidense, donde muchos ciudadanos pobres son obesos ya que una hamburguesa es más barata que un par de manzanas.  

La dietista-nutricionista María Manera, explica que "es ilógico que seguir la dieta mediterránea sea más caro que comer hamburguesas y bollería, cuando se ha demostrado que lo sano es lo primero".

Sin embargo, Manera  no ve en el encarecimiento la solución: "Para equilibrar este despropósito, primero se tendrían que estudiar las causas de esta situación. Dejando de subvencionar determinados productos ya tendríamos mucho ganado".

Cada hogar español gastó, de media, 4.103 euros en productos de alimentación y droguería en el último año (julio 2008 - junio 2009). Este gasto supone un 0,5% menos que el mismo período del año anterior, según datos de TNS Worldpanel.

Los hogares españoles salieron de compras 84 días a lo largo del año, uno más que el anterior año.