Detenido el dueño de un burdel y dos en búsqueda en redadas policiales

La Policía Nacional ha detenido al propietario de un club de alterne y otros dos está en búsqueda en varias redadas efectuadas en locales de prostitución de Barcelona que empleaban a mujeres extranjeras "sin papeles".

Barcelona, EFE 31 de julio de 2009

Detenido el dueño de un burdel y dos en búsqueda en redadas policiales

Según ha informado la Policía Nacional, las redadas, efectuadas ayer por la noche, conllevaron la inspección de tres clubes de alterne situados en calles de la zona alta de Barcelona, donde las prostitutas cobraban entre 60 y 100 euros por media hora de servicio, y la identificación de 19 mujeres.

En uno de esos clubes, el "Flamingo", se comprobó que una de las prostitutas carecía de permiso de trabajo y residencia, por lo que ha sido detenida por infracción de la Ley de Extranjería a la espera de que se tramite su expulsión del país.

El dueño del club "Flamingo" no ha podido ser localizado, pero la policía lo está buscando para detenerlo como presunto de un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal y otro relativo a la prostitución, tras comprobarse que el propietario del local se lucraba con la actividad de las meretrices.

Otro de los burdeles inspeccionados fue el "Scoth", donde los agentes localizaron a dos mujeres "sin papeles" y también detuvieron a su propietario.

La tercera redada se llevó a cabo en el burdel "Río" de Barcelona, pero acabó sin ninguna detención, dado que no se ha podido demostrar que el dueño del local se lucrara con las actividades de prostitución y porque todas las empleadas eran españolas, excepto una extranjera que estaba en situación legal.

En los tres burdeles, según constató la Policía Nacional, el precio de las copas que consumen los clientes se los reparten a partes iguales las prostitutas y los dueños de los locales.

Otras de las inspecciones policiales de ayer, enmarcada en la operación "Iguazú", permitió poner al descubierto un burdel camuflado en un piso de la calle Muntaner de Barcelona en el que se practicaba la prostitución.

En ese piso, fueron detenidas cuatro mujeres -tres paraguayas y una boliviana- que carecían de permiso de trabajo y residencia y se está buscando para capturarlo al propietario del local, de origen colombiano, como presunto autor de un delito de favorecimiento de la prostitución ilegal y otro relativo a la prostitución.

En este prostíbulo encubierto, situado en el número 95 de la calle Muntaner, se comprobó que las meretrices tenían la obligación de compartir su sueldo con el dueño del burdel.

En otra operación realizada ayer contra la inmigración irregular, la Policía Nacional detuvo a los propietarios de dos restaurantes de Barcelona por emplear a inmigrantes "sin papeles", que también han sido arrestados y están pendientes de su expulsión.

Uno de los restaurantes intervenidos por la Policía Nacional, en colaboración con la Inspección de Trabajo, fue el japonés "Xewu", en el que trabajaban como camareros y limpiadores dos hombres chinos que cobraban 25 euros diarios por una jornada laboral de diez horas.

El otro local inspeccionado fue el "Estilo Turco", donde se detuvo a dos propietarios de origen sirio por emplear a un trabajador pakistaní que carecía de "papeles".