Por algo se empieza

8 de abril de 2013

He visto, desgraciadamente muchas veces, tirar yogures porque están a punto de caducar. Suelo decir alguna cosa a las personas que los tiran sobre que no hay para tanto y no tardo en recibir críticas. Casi siempre he pensado -no me dan tiempo para razonarlo ni decirlo- en la lástima por los millones de hombres que pasan hambre. Los fabricantes de yogures ya no deben atenerse a la obligatoriedad de...

Leer noticia completa en lavozdigital.es