Complacencia

25 de octubre de 2011

No es posible complacer a todos. No es posible decir la verdad sin ofender a nadie. No responde a los cánones de la honestidad hablar de verdades a medias y de eludir realidades. El comunicado de ETA forma parte de esa liturgia falsa, mentirosa. La sociedad oficial, la que se encuentra situada en el palacio de lo políticamente correcto, ha señalado su satisfación por las palabras de unos individuo...

Leer noticia completa en diariosur.es