Omnívoros

1 de agosto de 2010

UN buen amigo mío, Julio Gómez Santa Cruz, de profesión los Clásicos, comenta en sus clases de Historia Antigua en la universidad que en la Ilíada, en la Odisea y en las tragedias griegas se ofrecían hecatombes a los dioses con demasiada ligereza. Cualquier solicitud al Olimpo conllevaba el sacrificio de cien reses vacunas para ganar su voluntad. En aquellos tiempos, cien vacas o bueyes eran demas...

Leer noticia completa en HOY.es