Cadena trófica

13 de junio de 2010

Finales de mayo. La naturaleza en todo su esplendor. La vida bulle por doquier. El ir y venir de una pareja de tordos, llama mi atención. Una y otra vez se posan en un viejo tejado, portando comida en el pico. Entran por el hueco de una teja y, a continuación, se escucha el alboroto de unas crías que, al unísono, reclaman el bocado de los picos de sus padres. La escena se repite una y otra vez de ...

Leer noticia completa en eldiariomontanes.es