Vídeo: Tormenta eléctrica personalizada

9 de Octubre de 2012

En un muelle del río Hudson, a seis metros de altura y sin poder sentarse, dormir, comer, o tocar alguna parte de su cuerpo. 72 horas seguidas aguantando los cientos de rayos que siete bobinas le mandaban a su cuerpo. El más ligero descuido podís costarle la vida. La única protección era las botas con suelo de acero, el casco y un traje metálico. Una indumentaria para que la electricidad circulara sobre su cuerpo pero sin tocar su piel. Empieza la cuenta atrás. Ultimos segundos de su tormenta personalizada."David Blaine es un héroe para todos nosotros"Parece andar con dificultad tras su último desafío. Ahora toca recuperarse. Tras enterrarse vivo, encerrarse entre dos placas de hielo o pasar 44 días suspendido en una caja sobre el Támesis, quien sabe en qué otro reto estará pensando el ilusionista.