Vídeo: Putin entre rejas. Pero las de una jaula de leopardos

4 de Febrero de 2014

No es una novedad su amor por los animales, pero en esta ocasión ha conseguido acaparar todas las miradas: sin ningún reparo, el presidente ruso ha entrado en una jaula de leopardos y ha acariciado uno de ellos. El animal se ha mostrado tranquilo, incluso a gusto. "Nos caemos bien", decía Putin bromeando. Pero esa simpatía no fue tan recíproca con los periodistas ya que el pequeño felino, asustado por los focos, reaccionó con rugidos y arañazos. Según algunos periodistas, fue el mismo presidente quién consiguió apaciguarlo con sólo una mirada. Se llama Trueno, tiene seis meses y es uno de los leopardos persas en peligro de extinción. Cuidan a estos felinos en un santuario situado en el Parque Nacional de la región de Sochi. Se creó hace cinco años con motivo de los Juegos Olímpicos, y muchos de ellos serán liberados en el sur de Rusia.