Vídeo: Y de premio, un niño

18 de Febrero de 2011

Su madre todavía no se lo explica. Perdió de vista a su hijo y cuando le llamó el pequeño le respondió desde el interior de la vitrina de cristal de una máquina de premios de peluche. Al principio se asustó. Se preguntaba si tendría aire, si podría ser rescatado. Al final salió ileso, aunque permaneció en el interior de la máquina una hora. Ya está en casa, estrechamente vigilado por su madre.