Vídeo: Pekín sufre las consecuencias de una mala gestión de su sede olímpica

9 de Abril de 2012

A punto de cumplirse cuatro años de la celebración los Juegos Olímpicos de Pekín, algunas de las consecuencias son zonas descuidadas y pérdidas millonarias. La falta de previsión a la hora de diseñar las distintas sedes ha dificultado su reutilización y ahora suponen una carga para las arcas públicas. Dos de las instalaciones emblemáticas son más conocidas por el flujo de turistas, casi cinco millones en 2011, que por los torneos deportivos que deberían albergar. Si siguen a este ritmo, costará treinta años recuperar el dinero invertido en su construcción, además de que supone un continuo derroche de electricidad y de agua. Este año es el turno de Londres, aunque parece que en Reino Unido sí han pensado en el futuro. Después de los Juegos, el Estadio reducirá su capacidad para poder albergar competiciones de todo tipo. Otros espacios serán desmontados por completo. Junto a las instalaciones deportivas, zonas residenciales y un centro comercial que, por ahora, es el más grande de Europa. Más de dos kilómetros cuadrados de Parque Olímpico con proyección a un futuro prometedor.